Los gremios estatales despliegan sus estrategias de lucha y el Gobierno ahora llama al dialogo

Los trabajadores del estado mendocino, nucleados en los diferentes gremios y unidos en el Frente de Unidad Estatal, ya comenzaron a desplegar las estrategias para presionar al Gobierno para abrir las paritarias y mejorar los sueldos.

Como parte de ese plan, esta semana realizarán la primera movilización conjunta.

En enero se pagó la última etapa de la cláusula gatillo, el mecanismo implementado por el Gobierno de Alfredo Cornejo y que garantizaba la indexación de los salarios por la inflación.

Según explican desde el entorno de Rodolfo Suarez, esa medida tuvo dos efectos: por un lado garantizó “paz” al Gobierno anterior, pero a la vez generó un quebranto en las cuentas públicas por el crecimiento de los gastos en un período de recesión.

El gobernador Rodolfo Suarez ya anunció que no habrá más cláusula gatillo y por eso los gremios se pusieron en alerta y amenzazan con diferentes medidas de presión al gobierno.

El miércoles habrá una movilización a Casa de Gobierno como primera medida.

Sin embargo desde el Gobierno sorprendieron a los gremialistas al proponer no desactivar la protesta, sino abrir el diálogo luego de la marcha.

El Frente de Unidad Sindical está conformado por ATE, SUTE, el Gremio de Judiciales y otras organizaciones de estatales.