La Misión del FMI está en el país y ya se reunió con funcionarios del Ministerio de Economía.

Luis Cubeddu y Julie Kozack (ingresando a un edificio), en enero en Nueva York. Ahora encabezan la misión que mandó el FMI a Buenos Aires. Foto Adriana Groisman

La misión del Fondo Monetario Internacional ya se encuentra en la Argentina y éste miércoles estableció el primer contacto con la Secretaría de Hacienda, que depende del ministerio de Economía.

Los funcionarios del organismo multilateral de crédito quieren conocer cuáles son las proyecciones de crecimiento que tiene el país. De esa forma, se podría determinar la capacidad de pago bajo la visión del actual gobierno.

Aunque el Gobierno busca limitar la discusión con el FMI al pago de la deuda, la misión del organismo es más amplia. Quieren conocer cuáles serán las características del modelo económico de estos años, más allá de la visión oficial. Por eso, los enviados del Fondo tendrán diálogos con economistas de otros espacios políticos.

El gobierno de Alberto Fernández estima que alcanzará el equilibrio fiscal hacia 2023 y que, unos años después, llegará a un superávit fiscal en un rango de entre 0,6% y 0,8%.

El equipo del FMI -encabezado por Luis Cubeddu, jefe de la misión, con Julie Kozack, directora adjunta del departamento del Hemisferio Occidental del organismo- escuchó ya esas proyecciones de parte del ministro de Economía, Martín Guzmán​. Y consultó en Hacienda si esas estimaciones eran consistentes.

El secretario de Hacienda, Raúl Rigo, conoce las cuentas fiscales como pocos. El funcionario y su equipo contestaron algunas dudas del FMI al respecto, según explicaron fuentes que no son parte del Gobierno. El Ministerio de Economía no informó  sobre encuentros con funcionarios de la cartera con el FMI.

“Para el año 2020, no es realista que haya una reducción del déficit fiscal”, expresó Guzmán en el Congreso y eso mismo les habría indicado a la misión del FMI en privado.

Eso dejaría al país con un déficit fiscal (mayor gasto que ingresos) por aproximadamente un 1% de su economía. La administración anterior (el último ministro de Hacienda fue Hernán Lacunza) entiende que su déficit fiscal de 2019 fue de 0,4%, pero la actual gestión lee los números de otra manera y sitúa el rojo fiscal de 2019 en 0,96% del total del PBI.

El Poder Ejecutivo busca cargarle al FMI su “responsabilidad en la crisis”. Guzmán admitió este miércoles que el préstamo del organismo multilateral “cumplió las premisas” de austeridad fiscal y contracción monetaria.

“Eso iba a generar restauración de la confianza”, describió Guzmán como la visión que tenía el FMI sobre el paquete de ayuda que concedió, que fue de US$ 57.000 millones, aunque el país tomó US$ 44.000 millones de ese préstamo.

Fuente: Clarín.com