El Justicialismo de Mendoza explicó por qué busca limitar la toma de deuda en el Presupuesto 2020

La esperanza del Gobierno por el endeudamiento está puesta en Mario Abed.

Mediante un comunicado, el Justicialismo de Mendoza explicó su postura para el tratamiento del Presupuesto 2020 luego de que en el debate en la Cámara de Diputados se decidiera pasar a cuarto intermedio hasta el lunes.

En una extensa nota el Partido Justicialista asegura que no se opone a que la Provincia tenga su pauta de gastos pero sí plantea una serie de objeciones y propuestas que explica en tres puntos:

1: El Frente de Todos no se opone a que Mendoza tenga presupuesto para el funcionamiento del Gobierno y un plan de obras realista.

 Consideramos que, más allá de las diferencias que tenemos con el gobierno provincial, resulta necesario que la Provincia cuente con un presupuesto aprobado y que dicho presupuesto garantice los recursos para el normal funcionamiento del gobierno en todos sus planos (seguridad, educación, salud, justicia, etcétera).

A su vez debemos aclarar que no es correcto sostener que si no se aprueba el endeudamiento en dólares Mendoza no tendrá obra pública este año. 

En este mismo presupuesto, se encuentra incluido el monto asignado a obras públicas que, según la estimación oficial, durante el ejercicio 2020 equivale a 9.000 millones de pesos. Este monto supera el porcentaje promedio de los últimos años destinado a obra pública (actualmente es el 4,7% del presupuesto)

El Plan de Obras enunciadas en el presupuesto, sin nueva deuda en dólares, que estamos dispuestos a acompañar, incluye más de 150 obras públicas que van desde ampliación de hospitales (Lagomaggiore, Schestakow, Central) construcción de cloacas y redes de agua, edificios escolares, infraestructura para el servicio de seguridad y justicia, entre otras. 

Vale decir que bajo ningún punto de vista puede sostenerse que si no se endeuda groseramente en dólares nuevamente el gobierno no podrá hacer obra pública.

Desde el Justicialismo, somos responsables en otorgar al gobernador esta herramienta fundamental para la gestión del Estado y para los ciudadanos de la provincia, porque el PJ desde que le tocó asumir su rol de oposición, ha sido constructivo y responsable.

Las mezquindades políticas solo perjudican a los mendocinos, como ha sucedido en anteriores oportunidades, en las que se dejó a la provincia sin esta Ley de Leyes con graves consecuencias en la correcta prestación de los servicios del Estado.

2: Entendemos que solo se debe debatir la renegociación de la deuda pública que vence este año. 

En lo que se refiere al endeudamiento solicitado, desde el Frente de Todos se ha decidido acompañar el pedido del Ejecutivo de postergar (Roll Over) los vencimientos del año 2020 por el monto de 6.400 millones de pesos, con limitaciones que mejoren las condiciones objetivas de financiamiento para la protección de la hacienda pública provincial.

La autorización para postergar vencimientos se hará durante el plazo de un año, es decir, no se aceptará el pedido de modificación de la ley de administración financiera, que pretende una autorización indefinida en el tiempo, contradiciendo las facultades de contralor de la deuda pública de la legislatura.

Por otra parte hemos previsto en nuestro proyecto que, en el caso de que el Gobierno obtenga refinanciación de deudas con organismos nacionales (Banco Nación, BICE, Fondo Federal de Infraestructura Regional y ANSES), los recursos disponibles fruto de la renegociación sean afectados específicamente, sin posibilidades de gastarlos en recursos corrientes, a la realización de más obra pública. La deuda a renegociar por este concepto durante el 2020 es de aproximadamente 4.000 millones de pesos.

Creemos que la gravedad de la deuda actual de la provincia y la necesidad de garantizar su sostenibilidad sin afectar las prestaciones de servicios para los mendocinos, hace que resulte pertinente, y es parte de nuestra propuesta, contar con una comisión bicameral de seguimiento, control y sostenibilidad de la deuda pública de Mendoza.

3: No creemos conveniente aprobar nuevo endeudamiento en dólares en el contexto actual, teniendo en cuenta el nivel de deuda pública que ya tiene la Provincia.

Teniendo en cuenta el contexto económico y financiero del país y de la Provincia, fruto de la gravísima toma de deuda externa en años recientes y sobre todo atendiendo a que Mendoza tiene una elevada deuda pública con vencimientos significativos durante este año y mucho más gravosos durante los próximos tres años, desde el Frente de Todos, no creemos conveniente ni necesario acompañar un nuevo pedido de deuda en dólares

La deuda de la Provincia en los últimos cuatro años aumentó un 450% (mientras que la inflación creció un 285% y la economía cayó más de 9% en ese período).

A su vez el endeudamiento previsto por el gobierno de Suarez para el año 2020, asciende al monto de 11.500 millones (6.500 roll-over y 5.000 millones de endeudamiento con autorización previa).

En este marco consideramos que en forma prudente y responsable, no se puede otorgar un endeudamiento plurianual de 300 millones de dólares, que incrementaría el stock de deuda a niveles inmanejables para la Provincia.

Estamos convencidos de que las finanzas de Mendoza se encuentran en una situación crítica, condición que se confirma con el pedido de tan alto endeudamiento en dólares.

Creemos que la toma de más deuda en un mercado financiero volátil como el actual sólo contribuirá a generar más insostenibilidad a la deuda del gobierno de Mendoza. 

Desde nuestra visión no es bueno intentar tapar con más deuda los problemas financieros de la provincia. El carnaval de la deuda vivido durante el macrismo no puede continuar. 

Los mendocinos necesitan un gobierno que empiece a gestionar pensando en el futuro de Mendoza  y no solo en los cuatro años de un mandato, para que los pilares del crecimiento sean la producción y el empleo, y no el endeudamiento crónico y la especulación”.