Bloomberg salió muy golpeado en los debates demócratas


El multimillonario, ex alcalde de Nueva York, se convirtió rápidamente en el blanco fácil del resto de los aspirantes en el ciclo de debates.

A semanas de estrenarse en las urnas y en pleno crecimiento en las encuestas, el ex alcalde neoyorquino Michael Bloomberg participó en su primer debate de las primarias presidenciales demócratas y, según concluyeron hoy los principales medios estadounidenses, fue el principal objetivo de las críticas y denuncias de sus rivales.

La senadora Elizabeth Warren, una pre candidata que intentó ganar el voto progresista pero en las primeras dos internas quedó lejos de los dos primeros lugares, se refirió al ex alcalde en duros términos al expresar: “Quiero hablar sobre contra quién estamos compitiendo. Un billonario que habla de las mujeres como ‘minas gordas’ y ‘lesbianas con cara de caballo’. Y no, no estoy hablando de Donald Trump. Estoy hablando del alcalde Bloomberg”.

Sin embargo, en el debate de anoche transmitido por la cadena CBS en Las Vegas, en el estado de Nevada, donde este sábado se votará con el sistema de caucus, Warren fue una de las aspirantes a la Casa Blanca más encendidas, especialmente en los ataques a Bloomberg.

La senadora recordó que Bloomberg, un importante empresario mediático, recibió muchas denuncias por acoso, misoginia y maltrato en el ámbito laboral, y lo increpó para que diga cuántos acuerdos de confidencialidad firmó para evitar que esas mujeres hablen.

“No vamos a ganar a Trump con un hombre que tiene quién sabe cuántos acuerdos de confidencialidad con mujeres”, advirtió la senadora y le pidió varias veces al ex alcalde qué diga el número de acuerdos que firmó.

Bloomberg se negó y repitió una y otra vez que “ellas decidieron cuando llegaron a un acuerdo que querían mantenerlo en silencio”. Además, le restó importancia a las acusaciones: “Quizás no les gustó alguna broma que hice”.


Michael Bloomberg, objeto de todas las críticas de la noche y el único de los aspirantes presidenciales que paga toda su campaña con su dinero eligió, en cambio, al senador socialista Bernie Sanders, el flamante favorito en los sondeos nacionales y en las primeras internas, como su rival a confrontar.

Lo acusó de “comunista”, criticó su propuesta de incluir a los trabajadores en los directorios de las empresas para que tengan una voz en las decisiones y el costo que tendría su plan de salud universal.

“No se me ocurre otra forma de hacer más fácil la reelección de Donald Trump que escuchando esta conversación. Es ridículo. No vamos a deshacernos del capitalismo”, aseguró Bloomberg, quien no logró salir de un mensaje defensivo frente a la lluvia de cuestionamientos que recibió.

Inmediatamente, Sanders -quien se mostró muy tranquilo todo el tiempo- le aclaró que no es comunista, sino que cree en “el socialismo democrático” y lo atacó con un tema central de su campaña: la desigualdad en Estados Unidos.

La gran incógnita después del caliente debate de anoche es cuánto afectarán las críticas y las débiles respuestas de Bloomberg a su imagen en ascenso.

Sin embargo, esta pregunta recién se revelará el martes 3 de marzo, cuando el ex alcalde entre formalmente a la carrera presidencial de la oposición, con las elecciones en varios de los estados más grandes del país que definirán alrededor del 40% de los casi 4.000 delegados que votarán en la Convención Nacional de julio al candidato del Partido Demócrata.