El gobierno difunde un video con las obras que “no podrá hacer”. Empresarios piden un “diálogo maduro”

Alberto Carleti - Presidente Federación Económica de Mendoza


Los políticos mendocinos están demostrando, cada vez más, que su mirada no llega más allá de su propio ombligo. Salvo contadas y honrosas excepciones.

Conocedores del enorme alcance de las redes sociales a la hora de formar opinión, desde el oficialismo utilizan ésta poderosa herramienta en forma casi exagerada.

Y como parte de esa sobreactuación, rayana con lo grotesco, anoche circulaba un video en el que detallan todas las obras que Rodolfo Suárez “no podrá hacer” porque el peronismo le negó los votos para que tomara una deuda de 300 millones de dólares.

Todos los funcionarios, intendentes oficialistas, legisladores nacionales y provinciales, y militantes están compartiendo el contenido en sus cuentas.


Luego de la extensa sesión del miércoles -que finalizó en la madrugada de ayer con la aprobación sin endeudamiento del presupuesto 2020- la pirotecnia discursiva no ha parado. Con ataques y reproches de ambos lados. Notas de archivo, chicanas y golpes bajos, abundaron. Algunas de dudosa estofa.

Los dirigentes mendocinos están demostrando, cada vez más, que su mirada no llega más allá de su propio ombligo. Salvo contadas y honrosas excepciones.

Desde el sector empresarial de la provincia hicieron un llamado a la cordura. Mediante un comunicado, el Consejo Empresario Mendocino, la Federación Económica de Mendoza, la Unión Industrial de Mendoza, la Asociación de Ejecutivos de Mendoza y la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa Mendoza, solicitaron un debate serio.

“Más allá de la evaluación sobre los gastos, ingresos y niveles de endeudamiento del Estado provincial, es necesario que haya un debate serio y preciso sobre las finanzas provinciales, el roll over de la deuda y la inversión que necesita la Provincia”, sostienen en el comunicado.

Además, indicaron que “la sociedad permanece impávida, nuevamente, ante acusaciones cruzadas entre dirigentes políticos, que en definitiva no esclarecen la situación fiscal provincial, ni aportan a un debate serio y responsable sobre Mendoza y los temas estructurales que necesitan de urgente resolución”.

Por último, ofrecieron conformar una mesa de diálogo para que “contribuya al debate y permita alcanzar los consensos necesarios, liberados de pujas ideológicas o partidarias que se vuelven negativas cuando afectan el desarrollo de la provincia”.