La Pampa consiguió el apoyo de otras provincias en su cruzada contra la obra de Portezuelo del Viento

La Pampa sumó a Buenos Aires, Neuquén y Río Negro contra Portezuelo

La ofensiva permanente de La Pampa contra la decisión mendocina de avanzar con el proyecto hidroeléctrico Portezuelo del Viento sigue sumando acciones y buscando adhesiones.

Tras la concreción del segundo desembolso del Gobierno nacional a la administración de Rodolfo Suárez de casi u$s 14 millones a fines del mes pasado con el fin de motorizar las obras, La Pampa amplió la demanda contra la provincia cuyana y la misma Nación ante la Corte Suprema de Justicia con el fin de detener por completo el proyecto energético.

En simultáneo, Sergio Ziliotto, primer mandatario pampeano, llegó a un acuerdo con Río Negro para elaborar estrategias conjuntas ante la  crisis  hídrica en la cuenca del río Colorado. Esta es, justamente, el área que quedará bajo influencia de la futura represa.

El movimiento de Ziliotto no concluyó ahí: el funcionario activó conversaciones con Axel Kiciloff con el objetivo de sumar también a la provincia de Buenos Aires al frente que hoy pugna por neutralizar el desarrollo de Portezuelo del Viento.

“Sé, aunque no de manera oficial, que el gobernador está de alguna manera dialogando con Kiciloff por este tema”, reconoció en las últimas horas Mariano Fernández, vicegobernador pampeano.

Ziliotto no pierde oportunidad de repetir que el emprendimiento es “técnica e hidraulicamente inviable”, y en los últimos días amplió sus argumentos en oposición a la iniciativa.

Incluso el mandatario pampeano llegó a asegurar que “en Mendoza están vendiendo que pueden generar 250 megas de potencia, algo imposible en base a la realidad del río, y hay que mirar su comportamiento en los últimos 100 años para entenderlo”.

El proyecto en cuestión, valuado en casi u$s900 millones, comprende la instalación de una central hidroeléctrica a construir sobre el río Grande, en el departamento de Malargüe.

En los planos se detalla que Portezuelo del Viento será de tal envergadura que tendrá un tamaño hasta cinco veces mayor al del dique Potrerillos.

Sin embargo, fuentes cercanas a la Gobernación pampeana remarcaron que la obra sigue “floja de papeles”. “No existe un estudio de impacto ambiental consensuado entre todas las provincias. Mendoza opera como si fuera la dueña de toda la cuenca y no puede manejar el destino hídrico del resto de los distritos. Tal como está pensado, el proyecto podría generar un desastre ambiental”, sostienen en el entorno del gobierno de La Pampa.

En Mendoza, en cambio, sostienen que el proyecto viene cumpliendo todos los procesos y no hay motivos para aminorar su construcción. El gobierno mendocino insiste que Portezuelo del Viento cuenta con al menos dos análisis de impacto ambiental que arrojaron resultados positivos y que técnicamente no hay argumentos para modificar el plan inicial de construcción de la represa.

El Gobernador Rodolfo Suárez, ya lo había sostenido en su cuenta de Twitter: “Aspectos técnicos respecto al impacto ambiental y funcionamiento de Portezuelo del Viento: el proyecto generará energía limpia, renovable y optimizará el uso del agua de Río Grande”, publicó.

Para luego añadir: “Portezuelo tiene aprobados dos estudios de impacto ambiental, realizados por cuatro universidades públicas: uno de Mendoza, llevado a cabo por la UNCuyo (el estudio) y la UTN (la evaluación). El otro es de COIRCO y lo realizaron las universidades de La Plata y el Litoral”.

Aunque en una primera instancia el bloque político rionegrino mantuvo una posición diferente a la dureza que siempre exhibió La Pampa, ahora en la provincia patagónica lo que prevalece es el cuestionamiento al desarrollo de Portezuelo del Viento y el control del caudal hídrico que ejercerá Mendoza.

De hecho, la semana pasada en Casa de Piedra, La Pampa, Ziliotto concretó una reunión con Arabela Carreras, gobernadora de Río Negro, en la que coincidieron en que la cuenca del Colorado no debe quedar bajo potestad mendocina, además de exigir una intervención por parte del Ministerio del Interior y la puesta en marcha de nuevos estudios de impacto ambiental.

Vecinos en pie de guerra

Ya en Neuquén, los vecinos de Rincón de los Sauces comenzaron a movilizarse y reclamar con mayor fuerza la intervención del gobernador Omar Gutiérrez con el fin de frenar la obra.

Vecinos de Rincón de los Sauces se movilizaron contra Portezuelo

Comerciantes y empresarios de ese punto de la Patagonia temen que la construcción de Portezuelo del Viento perjudicará el abastecimiento de agua en toda esa área neuquina.

El malestar ganó temperatura tras conocerse que Nación giró fondos a Mendoza para que avance con el desarrollo de la represa hidroeléctrica.

“Estamos dispuestos a todo. Si es necesario, nos vamos a movilizar al puente de Pata Mora y vamos a paralizar toda la actividad hasta tener una respuesta de parte de la provincia y del gobernador Omar Gutiérrez”, manifestó al respecto José Luis Cepeda, uno de los voceros de los movilizados a comienzos de febrero en Rincón de los Sauces.