La NASA planea estrellar una nave espacial contra un asteroide y desviar su curso

Dentro de casi un año, se lanzará el aparato DART que impactará en 2022 a Didymos B, un cuerpo ubicado a once millones de kilómetros de la Tierra con el fin de estudiar su posible cambio de trayectoria.

Falta casi un año para que, lo que tantas películas de Hollywood imaginaron y llevaron a la pantalla grande, se haga realidad: impactar un asteroide para desviar su curso y analizar cómo resultó la misión a fin de replicarla si alguna vez uno de estos cuerpos espaciales de gran tamaño  amenaza con chocar a la Tierra.

Y es que cada año las agencias espaciales de todo el mundo identifican a varios asteroides que pasan a una distancia espacial cercana de nuestro planeta, lo que implica un riesgo que alguna vez podría concretarse y repetirse como sucedió con el que impactó hace más de 60 millones de años y terminó con los dinosaurios, por ejemplo.

La misión espacial de la NASA se llama DART (Double Asteroid Redirection o prueba de redirección de doble asteroide), nombre de la nave espacial que impactará a mediados de 2022 a un pequeño asteroide llamado 65803 Didymos B (del griego que significa “gemelo”), que es una luna de 160 metros de diámetro que orbita a Didymos A, otro asteroide de mayor tamaño (750 metros de diámetro), y juntos conforman un sistema binario. Ambos están situados a unos once millones de kilómetros de la Tierra.

La NASA aclaró que ninguno de estos asteroides representa un riesgo actual para la Tierra, pero remarcó que con este impacto se espera demostrar y medir el desvío en la órbita de Didymos B como consecuencia del choque. 

Cualquier cambio en la órbita del objeto más pequeño será más fácil de medir desde la Tierra y proporcionará un buen indicador de si se ha desviado con éxito de su trayectoria original.

“Se trata de un momento emocionante el que estamos viviendo y creo que DART hará una gran demostración”, explicó Ed Lu, un astronauta retirado de la NASA y fundador de la Fundación B612 , una organización sin fines de lucro que trabaja en la detección y desviación de asteroides.

“El sistema Didymos es demasiado pequeño y está demasiado lejos y se lo observa como un punto de luz. Pero podemos obtener los datos que necesitamos midiendo el brillo de ese punto de luz, que cambia cuando Didymos A rota y Didymos B orbita”, señaló Andy Rivkin, uno de los científicos del equipo DART.

Según el investigador, los cambios en el brillo indican cuándo la pequeña luna Didymos B pasa por delante o queda oculta detrás de Didymos A.

Estas observaciones ayudarán a los científicos a determinar la posición exacta de ambos asteroides y el tiempo de impacto para maximizar el efecto de desviación de Didymos B tras el choque.

El presupuesto planificado de DART es de $ 313.9 millones repartidos en 8 años. Esto cubre el desarrollo de naves espaciales, vehículos de lanzamiento y operaciones hasta el final de su misión principal en diciembre de 2022.