CPAA Valle de Uco: atiende trastornos relacionados con el consumo y el abuso de sustancias

Es una dependencia del Gobierno de Mendoza ubicada en Tunuyán que brinda atención y contiene a personas que se encuentran con dependencia al alcohol y a las drogas. También trabaja sobre otros tipos de consumos problemáticos, como el relacionado con la alimentación, la tecnología y los psicofármacos.

El Centro Preventivo Asistencial de Adicciones (CPAA) atiende habitantes del Valle de Uco que sufren principalmente dependencias al alcohol y a las drogas. Ubicado en el microcentro de Tunuyán, este espacio ofrece tratamientos ambulatorios, es decir no es un lugar de internación.

A través del Plan Provincial de Adicciones, el Ministerio de Salud y Desarrollo Social atiende a quienes sufren trastornos y abusos por dependencia de sustancias, en los Centros Preventivos Asistenciales de Adicciones (CPAA) ubicados en distintas partes de la provincia. Quien necesite ayuda puede acercarse a estos espacios: el CPAA de Tunuyán posee un equipo interdisciplinario formado por Trabajadores Sociales, Psiquiatras, Psicólogos y una persona especializada en Minoridad y Familia. Esta composición en el equipo de trabajo, permite brindar tratamientos más completos y diagnosticar cuadros más certeros.

Brinda atención a personas con consumos problemáticos, los cuales pueden estar o no relacionados con sustancias, ya que se considera que las conductas compulsivas también pueden ser un consumo problemático, tales como ingestas compulsivas, uso de la tecnología en exceso, juego compulsivo, entre otras. Los tratamientos que se realizan varían según la singularidad de cada quien: el abordaje al paciente puede ser psicoterapéutico con orientación familiar, en algunos casos psiquiátrico, a veces con un control diario de la medicación, con sesiones mas seguidas o hasta pueden ser varios tratamientos, cuestión que no es proporcional a la dificultad del paciente.

Está ubicado en calle Almirante Brown 758 y para obtener ayuda o pedir una intervención comunitaria se pueden comunicar por teléfono al 02622-425772. Las consultas tienen carácter confidencial y los abordajes se realizan con el secreto profesional.

Abordaje interdisciplinario

Para exponer mejor la asistencia que se realiza, el coordinador Regional del CPPA, Leonardo Camus explicó: “Nuestro servicio es ambulatorio, es decir que las personas vienen acá, a nuestros consultorios y luego se van. El primer paso es una entrevista de admisión, interdisciplinaria, con el área social, con la de psicología, y una parte más psiquiátrica. Hay personas que vienen derivadas (Hospitales, Dinaf, Centros de Salud, Juzgados, escuelas, etc.) y hay otras que vienen por decisión propia, buscando ayuda.  Como somos un efector de segundo nivel, atendemos a personas que ya presentan un uso o consumo problemático. Es decir, que ese consumo ha tenido incidencia en su orden familiar, laboral o o público. Cuando toma ese sesgo, con periodicidad en el consumo o en el uso, es ahí cuando nosotros podemos abordarlo”.

“Lo novedoso de los CPAA son los abordajes interdisciplinarios. Generalmente uno va por una asistencia y se encuentra sólo con la asistencia que brinda una disciplina y en general, la problemática es multidimensional, hay muchos factores en juego. Nuestro abordaje, por cómo está compuesto actualmente nuestro equipo, tiende a ser integral, ya que observamos a la persona que llega desde distintas ópticas: trabajamos los casos desde varios puntos de vista y análisis desde distintos enfoques. Y todo esto con mucho compromiso, porque los CPPA son la columna vertebral de esta asistencia. Este abordaje integral muchas veces no ocurre en otros lugares, suelen brindarse consultas específicas y no siempre está la instancia que tenemos acá, donde se puede observar a la persona y trabajar su caso con una complejidad; eso es un gran plus”, expresó Camus, quien además de ser el coordinador de esta dependencia, es licenciado en psicología y parte del equipo de asistencia.

Quiénes pueden acercarse 

Se atiende a todas las personas a partir de los 14 años -los menores son abordados por otros organismos- y también es excluyente el necesitar una asistencia más compleja: que presente una complicación orgánica, un brote psicótico o que esté en una intoxicación o crisis, es decir que requiera de internación. “Nosotros brindamos ayuda y asistencia a cualquier persona que esté en condiciones de recibir ayuda ambulatoria y abordaje de consultorio. Y siempre incluimos a otra persona en el tratamiento, ya sea un familiar, amigo o hasta vecino” explicó Camus.

Paralelamente, también se trabaja sobre otro tipo de problemáticas relacionas con el consumo, las cuales también son abordadas por este equipo. Por ejemplo, la ingesta compulsiva de alimentos, el uso excesivo de tecnología, el juego compulsivo, el abuso de psicofármacos; es decir todas esas problemáticas que también están relacionadas con lo compulsivo. “Tenemos orientaciones familiares, abordajes psiquiátricos y psicológicos. Y para ello, hay diversos tipos de tratamiento”, referenciaron desde la Coordinación.

Función preventiva con la comunidad

En promedio hay cuatro o cinco admisiones por semana y entre dos o tres personas pasan a ser pacientes del CPAA. La situación de cada persona es muy variable, hay algunas que requieren –por su momento-  ser atendidas tres veces por semana, mientras otras llegan al Centro cada quince días. En promedio y en general, “por semana estamos atendiendo alrededor de 30 personas, mientras que derivamos a otros efectores en promedio 10 personas. Promediando una cifra de atención, estamos atendiendo alrededor de 80 personas por mes, aunque es muy variable y esto depende de los meses y las época del año”, referenció Camus.

Paralelamente a la asistencia que se brinda en el lugar, también el CPAA adquiere una función preventiva que desarrolla con la comunidad. Sobre esto, el coordinador del CPAA detalló que se han recorrido los tres departamentos del Valle de Uco y en oportunidades, se ha trabajado con grupos de alumnos que realizaron proyectos específicos, con la iglesia y varias organizaciones. “La apertura es para todos aquellos que estén interesados en esta problemática”, afirmó el coordinador, explicando cómo se procede cuando se interviene en la comunidad. “Tenemos el recaudo, ante ciertos pedidos, sobre todo aquellos que se basan en ´solucionar algo´ como una acción mágica. Porque eso no es útil y nuestra ayuda no sirve si la gente del lugar no se organiza para que la asistencia y lo que propongamos sea algo estable. Es decir, el impacto se genera no por una charla o taller que nosotros podamos llegar a realizar, sino cuando la comunidad del lugar y/o institución toma un compromiso. Cuando vienen demandas y pedidos de acercarse a trabajar diversas situaciones, nuestro trabajo se basa en constituir un grupo de personas que se comprometa para el cambio. Eso da resultados. Los pedidos los trabajamos desde una óptica donde nosotros no tenemos un saber aplastante y los demás no saben nada, sino que somos una herramienta para erigir un saber e intentar que se pueda construir algo estable”.

Plan Provincial

En Mendoza existe un Plan Provincial de Adicciones, coordinado por  Marta Hintuchi, dependiente de la Dirección de Salud Mental. Actualmente funcionan en toda la provincia nueve centros Preventivo Asistenciales de Adicciones (CPPA), a cargo del Plan provincial de Adicciones.

Según los últimos datos disponibles, en 2016 asistieron a los CPAA unas 4.386 personas que sufren algún tipo de trastorno y/o abuso de sustancias como alcohol, marihuana y cocaína y cada paciente recibió en promedio 3,33 prestaciones al mes.