Seño! Jaimito se está portando mal…

Caricatura de Mariano Ruszaj

Los hechos demuestran que al cambiar el color político de los gobiernos, la gran mayoría de políticas se ven interrumpidas o al menos modificadas. A sabiendas que esto repercute de forma negativa en varios sectores,  se puede aún identificar aquellos en los que las consecuencias son más graves.

Hace tiempo ya que en educación se aplican diferentes políticas que, según nos aseguran a priori desde el gobierno escolar, están dedicadas a mejorar la calidad educativa de nuestros jóvenes estudiantes. Dejando de lado el amplio y extenso debate en torno a la definición de calidad educativa y lo que hace a ello, podemos al menos identificar si los cambios realizados van a aportar a mejorar la situación actual.

El gobierno escolar actual ejercido por la Dirección General de Escuelas (DGE), encabezada por Jaime Correas, ha realizado durante su gestión, modificaciones no menores y que han sugerido grandes resistencias de parte de ciertos sectores.

Al día de hoy el ítem aula, es discusión abierta para gran cantidad de docentes y seguramente uno de los puntos más conflictivos. Pero resulta que esto no es lo único que causa preocupación en las comunidades educativas, parece ser que el equipo del director Correas acostumbra a imponer políticas que en general, no se ajustan a la realidad de quienes habitan las escuelas o al menos las pasan desapercibidas.

Esta semana ha llegado una resolución inesperada a las escuelas de toda la provincia que plantea la organización de los espacios del nivel medio en cuatrimestres y ya no en trimestres.

Se trata de una propuesta que se entregó a los docentes en las jornadas de principio de ciclo lectivo que, en ese entonces, se presentó como un borrador sobre el cual trabajar y de aplicarse se haría en 2020. Docentes de varias escuelas de la provincia afirman haber consensuado un rechazo a esta propuesta durante las jornadas fundamentado con críticas constructivas y por supuesto, sumamente importantes debido a que, cuenta con la visión de quienes dirigen los procesos educativos de nuestras generaciones escolarizadas.

Aun así, el director general de escuelas Jaime Correas no solo ha dictado mediante resolución la propuesta que aseguraban se prepararía para el ciclo lectivo del siguiente año, sino que además, arremetió contra la posición de docentes y directivos, hizo caso omiso a toda crítica e impuso su política.

El malestar generado en la comunidad educativa y que en muchos casos se ha expresado personalmente en redes sociales, es por demás entendible pues el año escolar hace tiempo que empezó y los docentes llevan muchos días  trabajando horas extras no remuneradas para generar diagnósticos, planificaciones, etc. que organizaban los procesos educativos para lograr buenos resultados en periodos de tres meses como era la organización hasta el momento.

A lo ya comentado se le suma una preocupación marcada en la modalidad técnica de la educación secundaria, debido al conflicto que la política impuesta por DGE trae sobre la organización de los talleres técnico-profesionales fundamentales para dicha modalidad y que no se ha visto contemplada en esta nueva y polémica resolución. Pero también destacan desde varios establecimientos que las políticas que no contemplan y además complican a las escuelas técnicas, no son nada nuevas en este gobierno escolar.

¡Basta de portarse mal! Además del ninguneo a la opinión de nuestros docentes, de marcar su posición de autoridad, de demostrar que no existe planificación real por parte del gobierno escolar y que avanzan a prueba y error contra la voluntad de quienes hacen la educación todos los días, ¿Cuáles serán las intenciones de imponer esta resolución tan entrados en el ciclo lectivo?

Repite el año otra vez. ¿Cuándo se dejarán de planificar estas políticas caprichosas dentro de cuatro paredes y entre pocos, para así empezar a generar políticas de estado y planificación a largo plazo de la educación de Mendoza y Argentina?

Se la llevan a marzo. Además de esto ¿estarán pensando en mejorar la infraestructura e instalaciones en las escuelas mendocinas? Ya que estamos entrando en épocas muy frías y se sabe que no todas las aulas ni las escuelas cuentan con las condiciones mínimas para el confort de nuestros estudiantes y docentes.

¡Se acabó el recreo! Es tiempo ya de que quienes ocupan los espacios directivos en DGE dejen de jugar pulseadas con los gremios y los docentes en general, y comiencen a encargarse de las necesidades reales de la educación.