Un gran asteroide pasará cerca de la Tierra en abril, pero no nos impactará, según la NASA

Cualquier bólido de aproximadamente 140 metros o más grande con una órbita que lo acerca a 7,5 millones de kilómetros de la Tierra está clasificado como un asteroide potencialmente peligroso, según la NASA

El 29 de abril, un asteroide con un tamaño estimado entre 1,7 kilómetros de largo y 4,1 kilómetros de ancho volará sobre la Tierra.

Si bien al conocerse la noticia causó un gran revuelo internacional por las consecuencias que podría traer una colisión con nuestro planeta, la Agencia Espacial aseguró que no se espera un impacto, afortunadamente.

Si lo hace, el asteroide es “lo suficientemente grande como para causar efectos globales”, dijo la NASA, cuando lo descubrió por primera vez.

El asteroide se llama 52768 (1998 OR2) y fue visto por primera vez en 1998. Pasará a 6,29 millones de kilómetros de la Tierra, moviéndose a más de 31.000 kilómetros por hora.

Se espera que el sobrevuelo ocurra el miércoles 29 de abril a las 4:56 a.m. ET, según el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA, que rastrea cuerpos o elementos que podrían chocar con la Tierra.

El asteroide se clasificó como un objeto potencialmente peligroso porque pasa cerca de la órbita de la Tierra, pero actualmente no se encuentra en la lista de posibles eventos futuros de impacto de la Tierra de la NASA.

Esos son agrupados y monitoreados por el Sistema Sentry de la NASA, “un sistema de monitoreo de colisiones altamente automatizado que escanea continuamente el catálogo de asteroides más actual en busca de posibilidades de impacto futuro con la Tierra en los próximos 100 años”.

Es el asteroide más grande que se espera que vuele por la Tierra en los próximos dos meses, pero no es el más grande.

Ese honor pertenece al asteroide 3122 Florence (1981 ET3), que sobrevoló nuestro planeta y afortunadamente no chocó con la Tierra el 1 de septiembre de 2017. Pasará nuevamente el 2 de septiembre de 2057. Se estima que ese asteroide tiene 2,5 kilómetros de largo y casi 9 kilómetros de ancho.

Además de rastrear objetos cercanos a la Tierra que podrían representar una amenaza, la NASA y otras agencias actualmente tienen misiones en curso para estudiar asteroides cercanos a la Tierra y mitigar potencialmente el peligro de una colisión. El observatorio está ubicado en el cerro Cerro Pachón, en el centro-norte de Chile.

Conocer el tamaño y la órbita de un asteroide es la batalla principal, ya que esto permite la predicción de objetos cercanos a la Tierra.

“Es un momento emocionante para la defensa planetaria porque estamos al borde de una inundación absoluta de nuevas observaciones que nos permitirán rastrear 10 veces más asteroides de los que hemos rastreado antes”, dijo Ed Lu, director ejecutivo del Instituto de Asteroides y ex astronauta de la NASA.