Racing dio vuelta un partido complicado ante Estudiantes de Mérida y se trajo un triunfo en el debut copero


En el debut de la “Academia” en el torneo continental derrotó 2 a 1 a los venezolanos, en el inicio del Grupo F, con goles de Nicolás Reniero y Matías Zaracho, para la visita. José Rivas abrió la cuenta para el conjunto local.

Racing Club venció esta noche por 2 a 1 en su visita a Venezuela, donde enfrentó al modesto Estudiantes, de Mérida, resultando ser así el único de los cinco equipos argentinos que debutaron en la edición 2020 de la Copa Libertadores en terminar victorioso la primera jornada de la fase de grupos.

Claro que pese a la humildad de su adversario, el equipo dirigido por Sebastián Beccacece no la pasó bien en el primer tiempo, que fue dominado por el conjunto meridano.

El técnico argentino le hizo caso al pedido, público y privado, del capitán Lisandro López, quien ante las cámaras se manifestó “preocupado” porque en las últimas cuatro fechas no había “pateado al arco”, mientras que lejos de ellas le solicitó al entrenador “un compañero de ataque”.

Y rápidamente, quizá con la lección aprendida de su tumultuoso paso por Independiente, el ex ayudante de Jorge Sampaoli en el seleccionado argentino colocó a la vera de “Licha” al ex San Lorenzo, Nicolás Reniero.

E incluso redobló la apuesta a falta de 10 minutos para finalizar la etapa con el ingreso de un delantero por afuera como el promisorio Benjamín Garré por el lesionado volante central Marcelo Díaz.

La historia, sin embargo, no parecía darle la razón ni a uno ni a otro hasta promediando la segunda etapa, porque López no tuvo opciones y, para peor, Reniero menos.

Pero por si eso fuera poco, apenas iniciado el segundo período los venezolanos se pusieron en ventaja por intermedio de José Rivas, y parecía que el remedio para la “enfermedad (falta de contundencia)” racinguista no era el adecuado al diagnóstico de su capitán.

Y cuando Beccacece ya declinaba en esa iniciativa y había decidido imponer la salida de Reniero para que ingresara David Barbona, justo sobre los 25 minutos hubo un “borbollón” en el área local y fue Reniero el que terminó impulsando el balón al fondo de la red.

No fue Lisandro López, sino su ladero, el que por fin “pateo al arco” y convirtió, pero igual esto no hizo cambiar el parecer de Beccacece, quien sostuvo el cambio y mandó para afuera al atacante albiceleste.

Lo que quedó entonces para Racing fue una mayor, y mejor, posesión del balón, aunque la carencia de profundidad volvió a agudizarse por la soledad de “Licha”.

Pero cuando al partido le quedaban poco más de cinco minutos reales, se juntaron en el área estudiantil Eugenio Mena y Matías Zaracho, el chileno con un pase de zurda defectuoso y el otro con una definición de la misma pierna también forzada, y Racing se llevó una victoria que ya ni imaginaba.

La única para un equipo argentino en esta jornada inaugural poco propicia para sus representantes, que en su mayoría sucumbieron en un arranque donde la fase de grupos que hoy ofrece muchas posibilidades de recuperación, mañana puede pasarles factura. Racing, el primer campeón del mundo argentino, no está entre ellos.

Fuente: Telam