Detuvieron en San Luis al sospechoso de asesinar a la docente mendocina.

Un hombre de 32 años fue detenido en San Luis por el crimen de la docente mendocina Mónica Ramos, asesinada de 20 puñaladas el martes pasado en su domicilio de la capital de esa provincia, informaron fuentes judiciales.

Héctor Federico Núñez, fue aprehendido esta madrugada en la calle Ayacucho al 300, tras una orden de detención librada por el juez de Instrucción 1, Marcos Flores Leyes.

Según consigna el diario La República de San Luis, el procedimiento fue llevado a cabo por Policías del Departamento Homicidios, dependiente de la Dirección General de Investigaciones, y el sospechoso quedó imputado preventivamente del delito de “averiguación de homicidio”.

Por su parte, el juez Flores Leyes recibirá en las próximas horas las actuaciones sumariales preventivas de la Policía para luego tomar declaración indagatoria al acusado.

Ramos (61), una reconocida docente en el ámbito educativo de la ciudad que se desempeñaba como secretaria académica del Instituto de Formación Docente Continua (IFDC), fue asesinada de 20 puñaladas y su vivienda intentó ser quemada luego por su atacante.

El informe de autopsia reveló que la causa oficial de su muerte fue un “shock hipovolémico producido por arma blanca” y que la mayoría de los puntazos le fueron asestados en los costados de su cuerpo y en el cuello.

Además, precisó que al menos la mitad de las 20 puñaladas que recibió en el torso tienen una profundidad de tres centímetros, al igual que cinco de las que presentaba en el cuello, donde también tenía una lesión de dos centímetros en la parte posterior.

El cuerpo de la mujer tenía también dos lesiones en el antebrazo izquierdo de tres centímetros de largo, las cuales, de acuerdo a los pesquisas, se tratan de marcas de defensa.

De la autopsia se desprende asimismo que el cadáver presentaba  quemaduras de grado intermedio en la espalda, ambos lados del tórax, muslos y pierna y pie derechos, producto del incendio que habría provocado el asesino en la habitación principal de la casa tras matar a Ramos.

El hecho se registró el pasado martes 3 de marzo en el domicilio de la víctima, situado en la calle Belgrano 110, en la capital de San Luis, cuando un vecino se contactó al servicio de emergencias 911 para alertar sobre la presencia de humo que emanaba por una de las ventanas.

Al lugar arribaron dos agentes de la comisaría 2 de la ciudad junto a una dotación de bomberos, que para ingresar debieron forzar una de las puertas de la casa.

Una vez adentro, los bomberos sofocaron en pocos minutos un principio de incendio que se había generado, y durante las tareas de enfriamiento y ventilación, y mientras los socorristas realizaban una inspección del resto de la vivienda, hallaron el cadáver de la mujer, tendido boca abajo y con heridas compatibles con un arma blanca.

Según el comisario Carlos Pereyra, a cargo de la pesquisa, los testigos indicaron que la docente, que vivía sola en su hogar, poseía un auto Peugeot 306 blanco y que en el momento del hecho no se encontraba en la cochera.

La sospecha de los investigadores es que, tras concretar el crimen de la docente, los delincuentes que ingresaron iniciaron el fuego para intentar borrar rastros y, luego, huyeron en el vehículo.