Será obligatoria la cuarentena para los que vuelvan del exterior

El presidente Alberto Fernández adelantó que el gobierno nacional resolvió la cuarentena de 14 días a la que deben someterse los argentinos que vuelvan al país. “Si no se cumple, se estaría incurriendo en un delito”, advirtió.

El presidente Alberto Fernández recordó que quienes regresen al país provenientes de los países más afectados por el coronavirus “tienen la obligación de recluirse en soledad en su casa”, y advirtió que “si no lo cumplen, estarán incurriendo en un delito, que es poner en riesgo la salud pública” por violar la cuarentena.

Fernández anunció, en declaraciones a radio Delta, que hoy se conocerán nuevas medidas para frenar el avance del coronavirus en el país, y también mencionó que en los próximos días se analizará “qué vamos a hacer con los espectáculos públicos, porque la posibilidad de difundir el virus existe”, al tiempo que anunció que “evaluamos si suspendemos la entrada de personas desde Italia”.

Durante la reunión interministerial que se realizó ayer, el jefe de Estado pidió “cambiar el tema de la cuarentena y eso se va a resolver hoy”, según reveló en sus declaraciones de esta mañana, y aseveró que quienes vuelvan a la Argentina de países afectados “tiene la obligación de recluirse en soledad en su casa”.

“No es voluntario, no es una recomendación. Deberá hacerlo con las consecuencias que eso supone, y si no la cumple, estará incurriendo en un delito, que es poner en riesgo la salud pública”.

Fernández se refirió también a las críticas hacia el ministro de Salud, Ginés González García, quien días antes del primer caso de coronavirus en Argentina había dicho que no sería inminente la llegada del virus al país.

Para el mandatario, las palabras de Gines tuvieron “la misma lógica que imperaba en los infectólogos”.

“El virus aparentemente se destruye con el calor, y Argentina y América latina están todavía en verano, entonces lo que todos los infectólogos planteaban era que iba a llegar más tarde“, agregó.

“Nos llamó la atención porque en todas las indicaciones que daba la Organización Mundial de la Salud decía que el virus se propaga en condiciones de frío: no era de esperar que el problema se desate en una Buenos Aires con 30 grados de calor”, sostuvo Ferrnández.

En ese sentido, el jefe de Estado dijo que quiere “llevar tranquilidad a la gente porque la Argentina siguió todos los pasos que debía seguir frente al riesgo que se presenta”, y además, recordó que “todos los casos detectados son importados”, más precisamente “gente que viajó básicamente a Italia y volvió”.