Por qué esa inevitable compulsión por comprar papel higiénico?

La pandemia de coronavirus desató una compulsiva necesidad de comprar enormes cantidades de PAPEL HIGIÉNICO

Qué es el síndrome FOMO y por qué podría haber disparado las ventas de ese producto en medio de la pandemia.

Son las siglas del inglés “Fear of missing out”, que es el temor a quedar fuera de alguna situación. En este caso, su falta es rápidamente visible por ocupar mucho espacio en las góndolas

Un interesante informe publicado por Infobae explica -o al menos lo intenta-, el extraño fenómeno que lleva las personas a comprar en exceso determinados productos.

Una especie de psicosis de consumo que impulsa, de manera irracional, a adquirir productos que a veces ni siquiera son necesarios.

Así por ejemplo, ante las restricciones de sociabilización impuestas para frenar el avance del coronavirus, ésta especie de cuarentena a la que nos aconsejan someternos, muchas -muchísimas- personas salieron de manera desesperada, compulsiva y hasta histérica a comprar todo tipo de productos.

Uno de los productos que rápidamente se agotó en las góndolas fue el papel higiénico. PAPEL HIGIÉNICO!!!…

Compartimos el informe publicado por Infobae éste lunes.

Este fin de semana, los supermercados y las cadenas mayoristas destacaron que tuvieron ventas similares a la semana de Navidad, el pico de consumo del año. El temor frente a una posible cuarentena o medidas de aislamiento más generalizada, hizo que muchos consumidores buscaran stockearse de productos básicos de higiene y limpieza.

De dos grandes cadenas consultadas por Infobae, confirmaron que entre los productos más vendidos en los últimos días estuvo el papel higiénico. ¿Por qué creció su venta? El temor a la escasez es una de los motivos, pero también hay otras explicaciones que tienen que ver con comportamientos que tienen los consumidores frente a una situación inusual.

Algunos medios internacionales comenzaron a hablar de un síndrome, conocido como FOMO por las siglas en inglés de Fear of missing out, el temor de quedarse afuera o de perderse de algo, que hasta ahora se venía aplicando más al uso de tecnología o redes sociales.

¿Cómo funciona este miedo? Cuando un producto escasea en las góndolas o cuando se observa que otras personas lo están comprando se genera un “efecto contagio”. Un pensamiento del tipo “si los demás lo hacen, yo también debería hacerlo”. En el caso del papel higiénico, por ocupar mucho espacio en las góndolas, su falta es rápidamente visible.

“Cuando un producto escasea en las góndolas o cuando se observa que otras personas lo están comprando se genera un ‘efecto contagio’.”

“El miedo al desabastecimiento es inevitable porque cuando pasan estas cosas aparecen los impulsos más primitivos, el cerebro activa como un instinto de conservación. Los miedos nos alertan y a veces las reacciones son casi ilógicas. Si alguien se compra todo el alcohol en gel, deja desabastecido al vecino y se puede contagiar”.

Y destacó que por la historia de crisis económicas constantes del país, el consumidor argentino suele tener reacciones muy rápidas a todas estas situaciones.

En la Argentina, estamos acostumbrados al desabastecimiento por las fluctuaciones económicas, los recuerdos de otras crisis y los momentos de alta inflación. Y vamos activando un set de aprendizajes”.

La situación no es exclusiva de la Argentina. En los últimos días, se compartieron imágenes en las redes sociales de supermercados de España, Australia y países de América Latina con changos cargados de rollos de papel higiénico, que suelen ser muy voluminosos.

“Un buen consejo para la gente, las empresas y los actores clave es poder pensar con sentido de comunidad y no con los primeros impulsos”.

Sin embargo, en los últimos días las grandes cadenas salieron a advertir que no hay riesgos de desabastecimiento a pesar del pico de demanda, ya que las empresas proveedoras cuentan con stock suficiente y que las compras de stockeo también tienen un límite. El que ya compró no lo sigue haciendo en los próximos días.

Distintos sectores afirmaron que no hay peligro de falta de productos, pese al incremento de la demanda. “Estamos con muchísima demanda y compra de stockeo. Pero no hay probabilidad inmediata de desabastecimiento. Si sigue así, la podemos bancar”, dijo a Infobae el titular de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), Juan Vasco Martínez.