La OMS confirma que el Coronavirus no se transmite por el aire

La OMS confirma que la mascarilla no protege para ir por la calle

Advierte que el barbijo o mascarilla no protege para ir por la calle

En un estudio publicado este fin de semana, la OMS analiza las formas de transmisión del virus que causa el Covid-19, y la conclusión a la que llega es que el coronavirus se transmite únicamente por contacto con las gotitas respiratorias que una persona contagiada proyecta al estornudar o al toser, y no hay ninguna evidencia de transmisión por el aire.

El coronavirus se transmite únicamente a través del contacto con las gotitas respiratorias procedentes de tos o estornudos de una persona enferma y no hay ninguna evidencia de transmisión por el aire según un estudio publicado este fin de semana por la Organización Mundial de la Salud (OMS), tras analizar las formas de transmisión del virus. 

“El contagio puede producirse por contacto directo con una persona infectada o por contacto con una superficie o un objeto que ésta haya utilizado”.

La OMS advierte que el uso de barbijos no son eficaces como medida de protección personal porque el COVID-19 no se transmite por el aire. 

“La transmisión por gotitas se produce cuando una persona que se encuentra en estrecho contacto (menos de un metro) de otra que tiene síntomas respiratorios (como tos o estornudos) y entra así en riesgo de poner sus propias mucosas (boca y nariz) o sus ojos expuestos a sus gotitas respiratorias potencialmente infecciosas”, explica el informe de la OMS.

La OMS hace énfasis en que el uso de los equipos de protección individual, no sólo las mascarillas “sea racional” y estén reservadas para los trabajadores sanitarios. 

La OMS continúa recomendando que sólo aquellas personas en contacto directo con enfermos de COVID-19 tomen las precauciones necesarias para protegerse de las gotas respiratorias y de los aerosoles con equipos de protección como mascarillas, gafas, guantes y batas.

Para el resto de la población, las recomendaciones de la OMS son:  lavarse las manos, mantener una distancia física de al menos un metro o metro y medio, evitar el contacto cercano y sin protección con personas con síntomas respiratorios o fiebre, y limpiar y desinfectar con lavandina u otros productos desinfectantes, superficies potencialmente contagiadas.