El aislamiento provocó el regreso de las llamadas telefónicas por el ansia de escuchar una voz humana

La cantidad de llamadas celulares aumentó un 35% y las llamadas basadas en Wi-Fi casi se duplicaron de los promedios en tiempos normales (Shutterstock)

En medio de la pandemia, el volumen de llamadas telefónicas aumentó más que el uso de Internet, ya que las personas prefieren escuchar las voces de los demás

Cuando a principios de enero se conoció que algunas personas estaban enfermas en China por un nuevo virus surgido en el mercado de animales de Wuhan, nadie imaginó que dos meses después la enfermedad sería declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Así, y en línea con las últimas recomendaciones del organismo internacional de “adoptar medidas drásticas y se ataque en conjunto la proliferación del virus”, el “distanciamiento social” se presentó como una práctica para reducir el contacto cercano entre las personas y frenar la propagación del virus.

Las reglas que requieren que estemos físicamente separados durante la pandemia implican que nuestras formas tradicionales de relacionarnos ya no estén disponibles.

La buena noticia es que la tecnología, clásica y moderna, nos brinda un abanico de herramientas diferentes para comunicarnos con los que más necesitamos.

Si bien los proveedores de telecomunicaciones más grandes se prepararon para un gran cambio hacia un mayor uso de Internet desde el hogar, lo que no esperaban era un aumento aún mayor en las llamadas telefónicas, un medio que había pasado de moda durante años.

Desde el operador de telefonía móvil Verizon comunicaron que ahora manejaban un promedio de 800 millones de llamadas inalámbricas por día durante la semana, más del doble del número realizado en el Día de la Madre, históricamente uno de los días de llamadas más concurridos del año.

Verizon agregó que la duración de las llamadas de voz aumentó un 33% desde un día promedio antes del brote.

AT&T aseguró que la cantidad de llamadas celulares había aumentado un 35% y que las llamadas basadas en Wi-Fi casi se habían duplicado de los promedios en tiempos normales. Por el contrario, el tráfico de Internet aumentó entre un 20 y un 25% respecto de los patrones diarios típicos, dijeron AT&T y Verizon.

El aumento es sorprendente dado que las llamadas de voz han estado disminuyendo durante mucho tiempo. Unos 90 millones de líneas telefónicas con cable en los Estados Unidos dejaron de usar teléfonos fijos desde 2000, según la United States Telecom Association.

Las comunicaciones inalámbricas reemplazaron gran parte de esa actividad de llamadas, pero el volumen de minutos dedicados a las llamadas telefónicas no cambió mucho en la última década, ya que las personas recurrieron a los mensajes de texto y a aplicaciones como FaceTime y WhatsApp, según operadores y analistas inalámbricos.

Nuevas necesidades están surgiendo en la crisis. “Nos hemos convertido en una población que llama como nunca antes”, asegura Jessica Rosenworcel, comisionada de la Comisión Federal de Comunicaciones, la agencia que supervisa los proveedores de telefonía, televisión e internet en EEUU. “Estamos ansiando la voz humana”.

Aunque las llamadas telefónicas ahora se realizan a través de ondas que se conectan mediante torres de telefonía celular, el atractivo de hablar no ha cambiado mucho desde los primeros días telefónicos de finales de 1800 y principios de 1900, cuando los postes de madera estiraban las líneas de alambre de cobre en cada hogar en América.

“Durante años, hemos visto una disminución constante en la cantidad de tiempo que las personas pasan hablando entre sí, especialmente en dispositivos inalámbricos”, explicó Kyle Malady, director de tecnología de Verizon, en un comunicado. “La decisión de quedarse en casa ha reavivado el hambre de las personas para mantenerse conectadas, voz a voz”.

El aumento en las llamadas de voz es para fines comerciales y personales, dijo Chris Sambar, vicepresidente ejecutivo de tecnología y operaciones de AT&T. Antes de que la propagación del coronavirus llevara a órdenes de quedarse en casa, las llamadas inalámbricas normalmente alcanzaban su punto máximo en las horas pico de la mañana y la tarde. Una vez que las personas llegaban a sus oficinas y escuelas, los volúmenes de llamadas caían.

Ahora, dijo, las llamadas de voz son altas durante todo el día. Si bien Zoom y Hangouts de Google son un reemplazo popular para las reuniones con varios colegas, el teléfono es más fácil para las conversaciones personales y no se descompone como el video.

Los fines de semana, el tráfico telefónico también es mucho más alto de lo normal. Incluso los adultos jóvenes que crecieron con aplicaciones de mensajes de texto y mensajería como una forma principal de comunicación están aceptando llamadas de voz.

Fuente: Infobae