Tupungato recordó cómo evitar intoxicaciones por monóxido de carbono

Al inhalar CO, entra al torrente sanguíneo sustituyendo al oxígeno, asfixiando al organismo y provocando severos daños, incluso la muerte. Dado que no tiene olor, color ni sabor, el CO es una amenaza indetectable.

La Municipalidad de Tupungato, a través del área de Prensa y Difusión, brindó recomendaciones para evitar intoxicaciones con monóxido de carbono y un uso correcto y seguro de artefactos a gas en época invernal.

El monóxido de carbono es un gas tóxico que se emana como subproducto de electrodomésticos, cocinas y calefactores que queman gas natural o envasado, madera, u otros combustibles. No tiene color, sabor ni olor.

Cuando un niño respira monóxido de carbono (CO), afecta la capacidad de su sangre para transportar oxigeno. Aunque todas las personas corren riesgo de intoxicación por CO, es particularmente peligroso para los niños debido a que ellos respiran más rápido e inhalan más CO por kilo de peso corporal.

Las recomendaciones para evitar accidentes por inhalación del peligroso gas son:

  • Controlar los artefactos de calefacción con gasistas matriculados.
  • La llama del fuego debe tener un color azul uniforme.
  • Encender y apagar braseros fuera de las casas.
  • No utilizar el horno ni las hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente.
  • Dejar una puerta o ventana entreabierta para mantener intercambio de aire constante con el ambiente exterior.
  • No arrojar al fuego plástico, goma o metales.
  • Evitar mantener recipientes con agua sobre la estufa.
  • Controlar que los respiraderos no estén tapados.Apagar brasas y llamas antes de dormir o al salir de casa.
  • Ventilar la vivienda una vez por día.

Uso correcto de garrafas

  • Al instalarla, hágalo con las manos, no use objetos extraños que puedan dañar la válvula.
  • Debe tener precinto de seguridad y usarse de forma vertical.
  • No debe estar dañada ni oxidada.
  • Siempre cerrar válvulas al acostarse o salir.
  • Para detectar fugas use agua con jabón, nunca encendedores o fósforos.