Con 704 nuevos casos, son 11.353 los infectados y 445 los muertos en el país

A pesar del distanciamiento social crecen los nuevos casos de coronavirus en la Argentina.

Este sábado hubo doce víctimas fatales. Hay 3530 pacientes que ya recibieron el alta. El Gobierno extiende la cuarentena hasta el 7 de junio.

El Ministerio de Salud de la Nación informó este sábado que se registraron  704 nuevos casos y doce muertes por coronavirus en la Argentina, por lo que el total de infectados llegó a 11.353.

Esa cifra se compone de 7378 contagiados activos, 3530 personas que ya fueron dadas de alta y 445 víctimas fatales. Del total de esos casos, 951 (8,4%) son importados, 4.955 (43,6%) son contactos estrechos de casos confirmados, 3.540 (31,2%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

En esta jornada se registraron doce nuevas muertes. Son ocho hombres: cinco de 82, 65, 57, 43 y 40 años, residentes en la Ciudad de Buenos Aires; dos de 92 y 88 de la provincia de Buenos Aires; y uno de 84 de Chaco. Y también cuatro mujeres: dos de 91 y 77 del territorio bonaerense; una de 63 de CABA; y una de 86 años de Chaco.

Estos datos se conocen el día que el Gobierno anuncia la extensión de la cuarentena obligatoria, en principio hasta el domingo 7 de junio.

Será estricta para el Área Metropolitana de Buenos Aires -el lugar con más positivos- y más flexible en el resto del país.

En la Ciudad de Buenos Aires se registró la mayor parte de los nuevos positivos: 400. En la provincia de Buenos Aires hubo 289; en Chaco, siete; en Río Negro, cinco; y en Tucumán, tres.

Así, la capital del país es el área con mayor número de contagios (5006 totales), seguida por el territorio bonaerense (3864) y Chaco, con 728.

Por otra parte, Catamarca y Formosa siguen sin registrar positivos de COVID-19.

Las autoridades nacionales continúan promoviendo las medidas intensivas para reducir la circulación del virus y disminuir su transmisión entre la población. De todas maneras, lentamente las provincias van flexibilizando el aislamiento social para lograr la vuelta a la normalidad.

En este sentido, es clave la estrategia de aplanar la curva y retrasar el pico de contagios, cuidando sobre todo a los mayores de 60 años y a las personas que integran los grupos de riesgo, así como también el uso de tapaboca al momento de salir a la calle.