Fuertes protestas en Estados Unidos por el asesinato del ciudadano afroamericano en Minneapolis

En el tercer día de protestas por la muerte de George Floyd terminó con el incendio total la comisaría del 3er distrito.

Varios manifestantes incendiaron este jueves una comisaría de policía en Minneapolis, en el estado de Minnesota, Estados Unidos, durante la tercera jornada de protestas por el asesinato George Floyd, un afroestadounidense esposado que suplicaba poder respirar mientras un policía blanco lo inmovilizaba poniéndole la rodilla sobre el cuello. El edificio había sido evacuado previamente y no hubo heridos.

Un vocero de la policía confirmó que el personal había sido evacuado de la comisaría del 3er distrito, el centro de muchas de las protestas, “en interés de la seguridad de nuestro personal” poco antes de las 22. 

Un video en vivo mostró a manifestantes accediendo al inmueble, donde las alarmas de incendios y los aspersores se activaron a medida que se prendían incendios.

Por su parte, el presidente del país, Donald Trump, criticó la “total falta de liderazgo” en Minneapolis. “Acabo de hablar con el gobernador Tim Walz y le dije que el ejército está con él. Cualquier dificultad y asumiremos el control pero, cuando comience el saqueo, comienzan los tiroteos”, escribió en Twitter.

Las protestas en Minneapolis empezaron el martes, un día después de la muerte de Floyd en una confrontación con la policía que fue grabada por un testigo y cuyo video se volvió viral.

Este es el video en el que se ve cómo el policía presiona el cuello de Floyd contra el suelo y termina con su vida.

En las imágenes puede verse a Floyd tirado en el piso, suplicando mientras el agente de policía Derek Chauvin lo inmoviliza con la rodilla sobre su cuello.

Se dio a conocer este jueves además una transcripción de la llamada al teléfono de emergencias 911 que llevó a la policía a la tienda de comestibles donde Floyd fue arrestado.

La persona que llamó explicó que alguien pagó con un billete de 20 dólares falso y que cuando los empleados salieron corriendo tras él, encontraron al hombre sentado en una camioneta. 

Según el denunciante, el hombre estaba “terriblemente borracho y no tiene control sobre sí mismo”. Según la policía, Floyd coincidía con la descripción del sospechoso.

Durante la protesta decenas de negocios en Minniapolis y la ciudad capital del Estado St. Paul tapiaron sus puertas para tratar de prevenir los saqueos y se suspendieron casi todos sus servicios de tren y colectivo hasta el domingo por motivos de seguridad. 

En St. Paul, las nubes de humo flotaban en el aire mientras los bomberos tuvieron que sofocar una serie de pequeños incendios.

Cientos de manifestantes se acercaron al vecindario de Minneapolis en el centro de la violencia, donde además hubo un festival de música. 

Cerca de allí, manifestantes cargaban con maniquíes de ropa de un Target saqueado y los arrojaban a un auto en llamas. En otras zonas de Minneapolis, miles de personas marcharon de forma pacífica por las calles reclamando justicia.

La Oficina del Fiscal de Estados Unidos y el FBI en Minneapolis dijeron el jueves que estaban realizando “una sólida investigación criminal” sobre la muerte.

El presidente del país, Donald Trump, dijo que pidió que se acelere la pesquisa. Se investiga también si se violaron los derechos civiles de Floyd.

En tanto, el agente que inmovilizó a Floyd con la rodilla, fue despedido el martes junto a tres agentes más que participaron en el arresto.