Clausuraron un pub en San Luis, que funcionaba como boliche por incumplir nuevos protocolos

La clausura se debió a “La falta de uso de tapabocas y el incumplimiento del distanciamiento social y del registro de trazabilidad, entre otros”.

El establecimiento denominado ‘Mapa’, ubicado en la calle Tucumán 66, fue clausurado tras establecer el incumplimiento de los protocolos creados por el Comité Crisis provincial.

Un pub que no cumplía con los protocolos establecidos por la pandemia de coronavirus en la ciudad de Villa Mercedes, distante a 100 kilómetros de la ciudad de San Luis, fue clausurado por la policía de la provincia en un operativo conjunto con autoridades municipales, informaron hoy fuentes oficiales.

El secretario de Gobierno de Villa Mercedes, Diego Ochoa, informó que “durante el recorrido (realizado anoche) se procedió a la clausura del establecimiento denominado ‘Mapa’, ubicado en la calle Tucumán 66, tras establecer el incumplimiento de los protocolos creados por el Comité Crisis provincial”.

Horas antes, al brindar el reporte sobre la situación epidemiológica, el coordinador del ministerio de Justicia, Seguridad, Gobierno y Culto de San Luis, Luciano Anastasi, adelantó el operativo afirmando que lo que ocurría en ese pub se trataba de “una falta grave”.

Tras la clausura, Ochoa dijo que en el lugar se observó “la falta de uso de tapabocas y el incumplimiento del distanciamiento social y del registro de trazabilidad, entre otros”, y aclaró que “las actuaciones alcanzarán tanto a los propietarios del comercio como a las personas que se hallaban en el lugar”.

Inicialmente habían sido denunciado cuatro bares por el incumplimiento de las nuevas medidas adoptadas por la Covid-19, pero la sanción alcanzó a uno de los establecimientos ya que en el resto de los lugares inspeccionados “no se notaron desobediencias a los protocolos”, según se indicó.

Los bares habían sido habilitados para trabajar “hasta las doce de la noche con distanciamiento social, con 2 metros entre una persona y a la otra y con un metro de distancia entre el respaldo de una silla y otra, y con el personal y los clientes utilizando barbijos, además de seguir la trazabilidad de sus concurrentes”, detalló Anastasi.