Marcha atrás en Mendoza: Prohibirán las reuniones familiares y en bares

Según el Gobernador, la curva de contagios en Mendoza con "todo abierto" es inferior a la del AMBA, donde se mantienen las restricciones.

El Gobierno y los intendentes estudian implementar restricciones a algunas actividades para bajar la cantidad de contagios de coronavirus en Mendoza.

Aunque la decisión se tomaría mañana, según trascendió hay acuerdo en volver a prohibir las reuniones familiares y los encuentros en bares. Incluso se daría marcha atrás con la autorización de algunas actividades deportivas y recreativas.

Lo que analizando los funcionarios es la escalada de contagios en grupos de jóvenes que afecta luego a los adultos mayores. Por eso buscarán bajar el contacto social. Mientras, el Gobierno mira con atención lo que ocurre a nivel nacional.

Antes de definir los pasos a seguir, el gobierno analizará los datos del fin de semana. Es que esperan que hoy sea un día de “muchos casos positivos” ´porque se conocerán los resultados de los testeos en el hogar Renacer y otros clústeres donde hubo transmisión del virus.

También aguardan novedades desde la Nación porque desconfían de la decisión que tome Alberto Fernández en cuanto a Mendoza sobre el distanciamiento social.

Es que el Presidente difundió datos que en Mendoza consideran erróneos y hay quienes creen que puede ser la antesala de algún anuncio sorpresivo, como que la provincia vuelva al “aislamiento social”.

Por eso hubo cruces de información entre la ministra de Salud Ana María Nadal y funcionarios nacionales. “Queremos que las decisiones se tomen en base a datos precisos. Estamos analizando algunas restricciones para bajar los contagios. Hemos notado que los más contagiados son los más jóvenes y por eso se analiza avanzar para prevenir”, explicó Ulpiano Suarez, intendente de Capital. 

El Decreto que reglamenta el Distanciamiento Social en Mendoza vence el lunes. Por eso cualquier nueva medida regiría desde las 00:00 del martes y posiblemente por 15 días. 

En principio hay acuerdo entre el Gobierno y los Intendentes para volver a prohibir las reuniones familiares, que hoy solo se pueden hacer los domingos. Pero además también prohibirían las juntadas en los bares.

El objetivo son los jóvenes: evitar ese tipo de reuniones para disminuir los contagios. Allí cada intendente analizará la situación en su departamento. 

Una posibilidad es que se cierren los bares pero se mantengan abiertos los restaurantes. Los bares, estiman, son sitios donde los jóvenes pueden estar transmitiéndose el virus y luego, como portadores, contagian a sus familias. 

La otra restricción posible tiene que ver con algunas actividades deportivas y recreativas, aunque aún no se precisa de qué manera se implementará. 

El gobernador Rodolfo Suarez convocó a los intendentes tras los anuncios del presidente Alberto Fernández. Suarez se enojó por los datos que difundió Fernández porque los consideró erróneos.

Según el Gobernador, la curva de contagios en Mendoza con “todo abierto”  es inferior a la del AMBA, donde se mantienen las restricciones.

Sin embargo reconocen que hay un aumento de contagios y que al menos por 15 días más la curva irá en ascenso. Por eso ahora sí darán marcha atrás con algunos permisos. “Tenemos que convivir con el virus, sin que la gente se relaje y tener la certeza de que es lo que hay que hacer. El Gobernador nos pidió además que no aflojemos con los controles”, dijo Suarez.