No es lo mismo escribir en Mendoza

por Juani Jofré

Nace el círculo diario, y con él, una nueva oportunidad para que las letras que por ahí circulen le aporten al lector información verdadera, placer, […]

Nace el círculo diario, y con él, una nueva oportunidad para que las letras que por ahí circulen le aporten al lector información verdadera, placer, y sobre todo, que no intente tironearle la voluntad hacia un lado u otro de la “grieta” de pocos que nos complica a todos.

Como anticipaba el poeta Jorge, hay cosas que no son lo mismo en Mendoza. Hay paisajes, personas y momentos que son únicos, mágicos e irrepetibles. También hay acciones y discursos solo comprensibles en el marco de nuestra reciente historia.

A partir de eso, la dificultad de escribir con perspectiva plural, respeto, sin descalificaciones y con esperanza de ver en nuestra gente todo su potencial y las buenas acciones que tienen lugar cotidianamente en la vida, pero que no reflejan quienes en su negocio necesitan vender solo desesperanza y caos.

Este espacio que está viendo la luz, seguramente aportará una bocanada de letras frescas como mañana primaveral mendocina a la acalorada oferta mediática provincial.

Me sumaré e intentaré aportar algunas miradas distintas, reflexiones, relatos, que muestren aristas que no se ven, o que cuenten sobre lo que poco se sabe. No serán mis escritos un manual de verdades, pero tendrán la pretensión de sumarle a quien lea otros puntos de vista que le ayuden a construir el propio.

En el mundo de la inmediatez y la velocidad, de la abundancia de muchas voces que repiten lo mismo simulando pluralidad, haremos valer el tiempo de lectura, información y reflexión de quienes deseen leer el círculo diario.

Emprender no es lo mismo, nacer, decir… casi nada es lo mismo en Mendoza, y más aún si se entiende a Mendoza como provincia, grande, profunda, diversa, y no solo como esa microregión de cemento que es la gran ciudad, o lo que se conoce como el gran Mendoza.

La Provincia es enorme y hermosa, y hay en ella miradas muy diferentes a la que suele tenerse en la ciudad central. Quienes vivimos en el llamado “interior” tenemos otras miradas e intereses y a veces sentimos que las decisiones que se toman solo miran la ciudad, o los lugares de mucha concentración de gente.

Pues esa otra Mendoza también tendrá lugar en estas columnas, y tal vez así escribir en, desde y para Mendoza sea distinto pero no imposible.