Federico LeLoir, el médico argentino que revolucionó la Química cumpliría 115 años

por Redacción

En 1970, Luis Federico Leloir recibía el Nobel de Química, por descubrir el proceso bioquímico mediante el cual los organismos aprovechan la energía de azúcares para vivir, se convirtió en un ejemplo a seguir por parte de distintas generaciones de científicos del país y del exterior.

Luis Federico Leloir había nacido el 6 de septiembre de 1906, en París (Francia), ya que su familia se encontraba de manera circunstancial por una cuestión médica de su padre, a quién no llegó a conocer el pequeño Luis. De regreso a Buenos Aires, donde adoptó la ciudadanía, realizó sus estudios primarios, secundarios y universitarios

En la Universidad, Houssay fue el director de la tesis de doctorado de Leloir. A través de ella, el joven doctor investigó sobre algunos temas relacionados con el metabolismo de los hidratos de carbono. Terminó la tesis en dos años y, más tarde, se trasladó a Cambridge (Inglaterra), para continuar con un posgrado en el Biochemical Laboratory.

En 1943, Leloir decidió exiliarse y comenzó a trabajar en los Estados Unidos. Primero, en el laboratorio de Carl Gerty Cori, investigando sobre la formación del ácido cítrico y, más tarde, en el Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia.

Años despues, al regresar a su querida Argentina, su amigo y colega Houssay le propuso a Leloir ser director de otro organismo: el Instituto de Investigaciones Bioquímicas-Fundación Campomar (hoy, Fundación Instituto Leloir), que se creó el 7 de noviembre 1947.

Leloir lo dirigió durante cuarenta años y, fue allí donde inició uno de los capítulos más importantes no solo para su propia producción científica, sino también para toda la ciencia argentina, la cual culminaría con la obtención del Premio Nobel de Química en 1970

Aún así, conducía un fiat 600, el famoso “fitito”, que para poder dar marcha y salir rumbo a sus clases o investigaciones, necesitaba de empujones, y trabajaba en una silla de paja atada con alambre.

Leloir en la ceremonia de entrega del Premio Nobel de Química (Suecia)

Leloir, donó todos sus sueldos y premios que ganó durante su actividad al Instituto que hoy lleva su nombre. Fue así que, en 1970, el Jurado de Química de la Academia Sueca de Ciencias decidió premiar a Luis Federico Leloir con la máxima distinción por sus investigaciones que permitieron aclarar cómo se metabolizan los azúcares en el organismo y el mecanismo de biosíntesis del glucógeno y del almidón, polisacáridos de reserva energética de los mamíferos y las plantas”, comentan desde la actual Fundación Leloir, dedicada a la investigación y a la formación de jóvenes científicos.

El 2 de diciembre de 1987, Leloir falleció a sus 81 años, en la Ciudad de Buenos Aires. Pero a más de un siglo de su existencia, su legado y valores éticos siguen siendo recordados por los argentinos y el mundo entero.

Por Crauchuk, Marlene.