Los mendocinos y el interés por la generación de su propia energía

por redaccion

Mendoza fue una de las primeras provincias en regular por ley la denominada “Generación Distribuida”. La misma permite que cualquier ciudadano que decida incorporar en su hogar […]

Mendoza fue una de las primeras provincias en regular por ley la denominada “Generación Distribuida”.

La misma permite que cualquier ciudadano que decida incorporar en su hogar o industria un equipamiento de generación de energía eléctrica (con fuentes renovables como fotovoltaica, minihidráulica, u otras), se transforme en un usuario generador de manera tal de autoabastecerse y, en caso de tener un excedente, pueda volcarlo a la red pública de distribución recibiendo una compensación monetaria por ello.

“El procedimiento es simple: mediante la instalación de equipos de generación distribuida, como paneles solares u otras tecnologías, se puede generar energía para consumo propio, reducir la demanda y, eventualmente, inyectar el excedente de la energía eléctrica generada a la red de distribución. De esta forma obtendrá una compensación económica”.

La generación de energía, en alza

A la hora de hablar del presente del mercado en Mendoza, el ingeniero Hugo Reos (EPRE) aseguró que “actualmente la provincia posee 5 megavatios (MW) de potencia instalada, con los que se pueden abastecer a una población de unos 15.000 habitantes distribuidos a lo largo y ancho de la provincia”.

El director del EPRE también aseguro que “el negocio de la generación distribuida en Mendoza está en alza y cada vez son más los usuarios interesados en adherir a esta política porque les provee, en cierta medida, mayor independencia”.

De hecho manifestó que, desde la vigencia de la Resolución EPRE N° 019/2015 hasta julio 2021, “existen en Mendoza 352 Usuarios/Generadores, incluidos aquellos que aún tienen trámite municipal en marcha y los contratos de conexión ya firmados entre Usuarios/Generadores y Empresa Distribuidora”.

De esos 352 usuarios, 238 son residenciales y 114 son comerciales e industriales, con una potencia total fotovoltaica solicitada para el periodo 2016/2021 de 6.140 kW, de la cual 1.330 kW corresponden a usuarios residenciales y 4.810 kW a usuarios comerciales e industriales.

De ese total, sólo 28 han realizado los pasos a través de la Plataforma de “Trámites a Distancia”, por el que pueden acceder a incentivos a nivel nacional, que consisten en un certificado de crédito fiscal para la compensación de impuestos nacionales (impuestos a las ganancias, a la ganancia mínima presunta, al valor agregado e internos).

Este incentivo, vinculado a la potencia instalada según la disposición Nº 40/2021 de la Subsecretaría de Energía Eléctrica de la Nación, es de $45/W, con un monto máximo a otorgar por Usuario-Generador de $3.000.000.

La normativa provincial para Generación Distribuida (Resolución EPRE Nº 019/2015) es anterior a la ley nacional 27.424 (2017), por lo cual existen muchos Usuarios/Generadores en la Provincia que no están incluidos en los registros nacionales. De allí que en los mismos sólo figuren 28.

Más adeptos en Mendoza

Si bien la ley de Generación Distribuida fue aprobada en el 2015, el auge en los mendocinos se ha ido dando en forma gradual y progresiva.

Por su parte Sebastián Pérez, de Energe, manifestó que la inversión para una casa estándar es de unos 4.5000 dólares más unos 1.500 dólares adicionales para la instalación.

De acuerdo con lo expresado por los vendedores de los paneles, para poder acceder al sistema, la familia o empresa debe tener aprobado un expediente ante el Epre, de la distribuidora eléctrica que hay en la zona y del municipio.

“Una vez aprobado se le entrega un medidor bidireccional al potencial usuario generador y allí se puede hacer uso del vuelco de la red de los excedentes que tengamos por no consumir la energía de los paneles”.

Fuente: Diario El Sol