Tras la semana crítica, Alberto Fernández tomará juramento a los nuevos ministros

por redaccion

La ruptura política con Cristina Fernández de Kirchner y el resultado de las PASO son fuertes condicionantes para un Gobierno Nacional que tiene hasta noviembre […]

La ruptura política con Cristina Fernández de Kirchner y el resultado de las PASO son fuertes condicionantes para un Gobierno Nacional que tiene hasta noviembre para revertir esta imagen.

No son días fáciles para el presidente de la República Argentina, Alberto Fernández. La floja cosecha en las PASO, la abrupta ruptura política que se generó con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, la renuncia masiva de integrantes del gabinete y el poco tiempo que hay hasta el mes de noviembre para revertir la imagen son algunos de los cachetazos e inconvenientes presentes; para los cuales el mandatario y su equipo ya empezaron a trabajar.

Después de una visita a la provincia de La Rioja durante el fin de semana, este lunes se tomará juramento a los nuevos ministros, a partir de las 16. Juan Manzur reemplaza a Santiago Cafiero quien a su vez pasa a Relaciones Exteriores y Culto en lugar de Felipe Solá; Aníbal Fernández asume en Seguridad en reemplazo de Sabina Frederic; Julián Domínguez por Luis Basterra en Ganadería, Agricultura y Pesca; Jaime Perzyck por Nicolás Trotta en Educación y Daniel Filmus en Ciencia y Tecnología en lugar de Roberto Salvarezza (el único funcionario al que Fernández le aceptó la renuncia).

Alberto Fernández junto a Juan Manzur

Según cuentan diferentes fuentes, las negociaciones para armar un gabinete equilibrado entre personas de las dos partes fueron muy arduas. Se apostó por varios dirigentes históricos para soportar el momento y lograr algo de unidad. En casi dos años de gestión, el “albertismo” no logró consolidarse en el Gobierno Nacional. Sus principales espadas sufrieron reveses producto de la falta de celeridad en la gestión. La excusa de la pandemia utilizada durante el 2020 ya perdió su crédito. A su favor, con la imposición que plasmó CFK, el Gabinete mejora su volumen político, se vuelve ágil para enfrentar semanas en medio de la crisis política y económica que transita una vez más el país.

Regenerar la economía será uno de los ejes a los que Fernández apostará para este tramo y de la mano con esa idea es que harán algunos anuncios importantes en la materia. En estos casi dos meses, Alberto Fernández y su renovado Gabinete apostarán a una inyección de fondos en el conurbano y en las provincias propias para mejorar el rendimiento en aquellos distritos donde fueron derrotados y fidelizar en los pocos lugares donde lograron imponerse.

“Confío, sinceramente, que con la misma fuerza y convicción que enfrentó la pandemia, el Presidente no solamente va a relanzar su gobierno, sino que se va a sentar con su Ministro de Economía para mirar los números del presupuesto”, señaló Cristina kirchner en su verborrágica carta la semana pasada.

Ratificado pero débil luego de una semana en la que su presencia en el Gobierno estuvo al borde de un abismo, Guzmán deberá convertirse en un equilibrista entre las intenciones electorales del oficialismo y la endeble situación financiera y cambiaria de Argentina.