El gobierno nacional autorizó la habilitación de canchas de fútbol, bares y discotecas, pero los bancos seguirían igual

por redaccion

Para ir a una entidad bancaria hay que seguir pidiendo turno ya que el BCRA no prevé modificar el sistema de atención al público. Aunque […]

Para ir a una entidad bancaria hay que seguir pidiendo turno ya que el BCRA no prevé modificar el sistema de atención al público.

Aunque el gobierno habilitó el “aforo del 100% en actividades económicas, industriales, comerciales, de servicios, religiosas, culturales, deportivas, recreativas y sociales en lugares cerrados manteniendo las medidas de prevención, tapaboca, distancia y ventilación”, los bancos seguirán trabajando como cuando el coronavirus estaba en plena expansión, el número de contagios diarios y de muertes era superior y el porcentaje de población vacunada muy inferior.

Las filiales bancarias seguirán atendiendo con turnos, protocolos sanitarios y operaciones limitadas, los mismos parámetros que aplican desde el año pasado. “No está previsto ningún cambio”.

Los bancarios están muy cómodos con la modalidad de trabajo adoptada desde el comienzo de la pandemia y no quieren volver a la anterior forma de atención. Pero, más allá de la conveniencia de las autoridades y empleados bancarios, parece que no piensan en los usuarios. Los que más sufren esta situación son los de mayor edad  a los cuales les ha costado adaptarse, o no han podido,  a medios electrónicos y procedimientos online.

La situación es cuando menos paradójica. Ahora se permite que una discoteca, un lugar más cerrado, de mayor exposición y cercanía, esté llena al 50% para personas vacunadas o que a un estadio asistan 30.000 personas, pero para hacer un trámite en una sucursal bancaria es imprescindible pedir turno.

Las quejas de los clientes son muchas por la demora en el otorgamiento de turnos. Los mismos  pueden estirarse a dos semanas o un mes para operaciones obligatoriamente presenciales, como acceder a cajas de seguridad o depositar o extraer dólares en efectivo.También es obligatorio la presencia para el retiro de tarjetas o la atención de jubilados y muchos otros clientes que, pese a los avances, no pueden operar por medios electrónicos o necesitan asesoramiento personal.

Se puede pedir turno para ir a la sucursal y extraer efectivo en dólares, pero no para retirar efectivo en pesos. Quienes quieran hacerlo deben proceder a través de cajero automático, lo que es una traba para retirar montos mayores. 

Los avances que se produjeron en el uso de los medios digitales son enormes. Las billeteras virtuales, tarjetas, pagos con QR, transferencias y otros) y la atención virtual a través del homebanking y la banca móvil, agilizaron el funcionamiento bancario.  

Pero no todos están capacitados para su “manejo”.  Por ahora, el sindicato, las autoridades y empleados parecen desconocer el problema que se les presenta a los jubilados y personas mayores.