Se cumplen 180 años del martirio de Marco Avellaneda

por redaccion

Era el Gobernador de Tucumán e integrante de la Liga del Norte que se oponía al Gobierno de Juan Manuel Rosas. Fue perseguido hasta encontrar […]

Era el Gobernador de Tucumán e integrante de la Liga del Norte que se oponía al Gobierno de Juan Manuel Rosas. Fue perseguido hasta encontrar la muerte por decapitación, siendo capturado cuando escapaba hacia el norte. Hoy se cumplen 180 años de lo que en aquel momento era una ejecución más por traición, pero que se transformó en un hito histórico.

Fue degollado en Metán el 3 de octubre de 1841, por el Coronel Mariano Maza, lugarteniente del Oriental Manuel Oribe. Fue en el medio de la Plaza del pueblo. La historia dice que el verdugo golpeó el cuchillo con el que iba a decapitarlo contra una piedra, para mellar su filo, y así hacer más doloroso el ajusticiamiento. A mitad del degûello, Maza detuvo la acción. Avellaneda, moribundo y escupiendo sangre, le grito: “¿Está usted burlándose de mi? ¡Termine de una vez!”.

De la espalda del cadáver sacaron una larga lonja de piel y con ella hicieron una manea. La cabeza fue clavada en una pica y colocada en la Plaza de Tucumán. El Gobernador Marco Avellaneda era el padre del que fuera luego el Presidente de la Nación Argentina, Nicolás Avellaneda, que por esas circunstancias de la vida, cumplía cuatro años, el mismo día en el que su padre fue decapitado por el rosismo. Se cree que dentro de la tumba solamente está la cabeza del Mártir de Metán.