¡Siguen siendo nuestro orgullo! Argentina subcampeón mundial de futsal

por Denis Guillermo Rosales

Parece romanticismo enfocarse en que se logró el segundo puesto en lugar de que se perdió la final. Estando tan cerca del título, es obvio […]

Parece romanticismo enfocarse en que se logró el segundo puesto en lugar de que se perdió la final. Estando tan cerca del título, es obvio que la derrota duele y está bien sentirse mal. Pero que la chapita no tape el proceso: es un orgullo contar con esta Selección en futsal. Explota el pecho de emoción verlos pelear hasta el último instante, metiendo un tiro en el palo en el último segundo. Cuesta decirlo, por el exitismo argentino. Pero Argentina es subcampeón. Y de una vez por todas, hay que valorar estar ahí. No es conformismo. Es ser justos.

Si bien ya se notaba desde el inicio, ese gol de Pany a los 14 de la primera etapa ya mostró que el partido iba a ser muy difícil. Que el rival, que fue creciendo con el paso del torneo, tenía una técnica superior a la de la mayoría de los rivales que enfrentó antes el combinado nacional. Y el propio Pany lo ratificó a los 7 del segundo con una volea a la salida de un córner.

Al equipo de Matías Lucuix no hay nada para reprocharle. Ni siquiera a Borruto por la expulsión: juzgarlo por el error y no recordar todo lo que entregó en el camino sería de hipócritas y livianos. Aun dos goles abajo, la actitud de la Argentina creció. Y lo metió en un arco, a ese mismo que ahora festeja un título. Y llegó el terrible golazo de Ángel Claudino y con él la ilusión de que se podía.

La revisión del VAR que no dio penal a los 17 o el remate en el palo de Basile en el último suspiro. Alguna podría haber cambiado la cosa. Pero el destino quiso que fuera así. Que sigamos siendo potencia, pero sin bicampeonato mundial. Se tragará la decepción y luego será el turno de reconocer como se merece a esta disciplina. Darle más fortaleza a la estructura nacional. Para que todo lo que han hecho estos muchachos, que nos hicieron de la elite con chaucha y palitos, no se pierda en el tiempo.