Cobrar por dormir: la NASA busca voluntarios y les paga 11.000 euros por permanecer en la cama

por Redacciones

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), junto al Centro de Investigación de Medicina Aeroespacial Envihab de la Agencia Espacial Alemana (DLR), están investigando cuáles […]

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), junto al Centro de Investigación de Medicina Aeroespacial Envihab de la Agencia Espacial Alemana (DLR), están investigando cuáles son las consecuencias de los entornos de microgravedad en el sueño. En ese marco, buscan voluntarios y les pagan 11.000 euros únicamente por dormir, según informó el portal Business Insider.

Tal como anunció la DLR en su página web oficial, los participantes en el estudio deberán pasar, al igual que ya ocurrió en investigaciones previas, 59 días en una cama con 6 grados de inclinación.

El premio, según indicó BI, son 11.000 euros totales para la provisión de gastos y distribuidos en pagos escalonados para todos los voluntarios.

En tanto, los requisitos son los siguientes: pueden participar hombres y mujeres sin enfermedades con edades comprendidas entre 24 y 55 años. Asimismo, deberán ser no fumadores; tener una altura entre los 153 centímetros y los 190 centímetros y tienen que hablar alemán.El premio, según indicó <i>BI</i>, son 11.000 euros totales para la provisión de gastos y distribuidos en pagos escalonados para todos los voluntarios

En definitiva, se trata de un estudio para personas privilegiadas que quieren recibir una cantidad de dinero considerable solo por dormir.

El antecedente

En 2017, la agencia espacial de Estados Unidos, junto al Centro de Investigación de Medicina Aeroespacial Envihab de la Agencia Espacial Alemana (DLR), lanzaron un programa conjunto, bautizado con el nombre de VaPER (VIIP and Psychological :envihab Research), el cual consistía en estudiar la presión de fluidos en ojos y nervios ópticos de los astronautas.

De acuerdo a BIdurante la investigación se sometió a los participantes voluntarios al reposo en cama con seis grados de inclinación con la cabeza hacia bajo, simulando las condiciones de microgravedad y un aumento del nivel del dióxido de carbono, al igual que ocurre en la Estación Espacial Internacional (EEI).

Durante el experimento, 11 voluntarios se sometieron a dos semanas de entrenamiento mientras duró el estudio.

Más tarde, en 2019, fueron agudizaron la investigación. Con el objetivo de prevenir los efectos adversos del espacio sobre el cuerpo humano, incrementaron el estudio hasta los tres meses para comprobar cómo afecta la ingravidez. De esta forma, la Agencia Espacial Europea (ESA) también se sumó.

Según la publicación, el nombre del programa fue AGBRESA (Artificial Gravity Bed Rest Study) y ya reconocía la importancia de prevenir los efectos del espacio en los astronautas.La agencia espacial de Estados Unidos, junto al Centro de Investigación de Medicina Aeroespacial Envihab de la Agencia Espacial Alemana (DLR), lanzaron un programa bautizado con el nombre de VaPER, el cual consistía en estudiar la presión de fluidos en ojos y nervios ópticos de los astronautas NASALa agencia espacial de Estados Unidos, junto al Centro de Investigación de Medicina Aeroespacial Envihab de la Agencia Espacial Alemana (DLR), lanzaron un programa bautizado con el nombre de VaPER, el cual consistía en estudiar la presión de fluidos en ojos y nervios ópticos de los astronautas NASA

Los vuelos espaciales tripulados seguirán siendo importantes en el futuro para llevar a cabo experimentos en microgravedad, pero debemos hacerlo lo más seguro posible para los astronautas”, explicó Hansjörg Dittus, miembro de la junta ejecutiva de DLR.

“Este estudio de reposo en cama realizado por DLR, la NASA y la ESA ofrece a los investigadores espaciales de toda Europa y los Estados Unidos la oportunidad de trabajar juntos y adquirir conjuntamente tanto conocimiento científico sobre la fisiología humana como sea posible”, añadió.

En este caso, los voluntarios fueron 24, 12 hombres y 12 mujeres, quienes estuvieron durante 89 días en la investigación –60 días de estos en la cama–.

Ahora, el estudio continúa y la NASA busca nuevos voluntarios que quieran participar y cobrar hasta 11 euros simplemente por dormir.