Alejandro Bermejo: “Tenemos que elegir a un representante para el peronismo de Mendoza”

por Redacciones

El ex diputado nacional Alejandro Bermejo dialogó con Diario UNO y quebró un silencio de varios meses. Despuntó varios temas: el futuro liderazgo del peronismo mendocino, cómo […]

El ex diputado nacional Alejandro Bermejo dialogó con Diario UNO y quebró un silencio de varios meses. Despuntó varios temas: el futuro liderazgo del peronismo mendocino, cómo evalúa la gestión de Suarez, el rol de Anabel Fernández Sagasti en la provincia y hasta su inesperada renuncia al Congreso de la Nación. Todo, a tres meses de sentarse en su flamante banca en la Legislatura provincial.

Mano a mano con Alejandro Bermejo

– Llega a una de las Legislaturas más polarizadas de todas, con casi sólo dos fuerzas: ¿es un peso extra para el peronismo?

– Primero que nada, la Legislatura está expresando los resultados de los últimos procesos electorales, en los que el PJ no tuvo, como sabemos, buena performance. Vamos a estar en minoría, pero con la misma premisa de siempre, que es hacer los mejores aportes posibles, las críticas necesarias y evaluar muy de cerca la ejecución de los planes del Gobierno.

– Pero, en esa condición de ser el único contrapeso político ¿no ven una responsabilidad más grande como espacio opositor?

– Y sí, es una responsabilidad mayúscula la que vamos a tener. Esperamos cumplir un rol que no sea similar al que tiene la oposición a nivel nacional, que es sólo show mediático y tratar de salir en noticieros y canales de televisión que les son favorables. Pero, la verdad, esto no depende de uno, sino del trabajo en equipo. Estamos convencidos de lo que hacemos y ojalá pueda ser beneficioso para Mendoza.

– ¿A nivel nacional la oposición no ha hecho ni un solo aporte constructivo?

– No. No lo hay. Es evidente que no lo hay. Hemos visto lo que ha venido sucediendo a partir de la nueva conformación en el Congreso y lo único que aportan es especulación y construcción de su propia interna. Están tratando de resolver intereses personales y electorales en lugar de ocuparse de los problemas por los que está pasando el país. No le están haciendo un bien a la política ni los veo construyendo instancias superadoras.

– Bien, entonces en el país no hay vocación de diálogo, ¿y a nivel provincial?

– Seguramente. Lo iremos evaluando, no lo sabemos aún. Esperemos que todo lo que pase para Mendoza en los próximos años sea en base a consensos y acuerdos. Si ellos nos respetan como la primera minoría que somos, vamos a discutir y charlar. Pero bueno, dependerá de la actitud que tengan este Gobierno y sus legisladores, habrá que ver.

El maipucino Alejandro Bermejo, del peronismo.

El maipucino Alejandro Bermejo, del peronismo.

– Dijo que todo era consecuencia de magros resultados electorales, ¿qué conclusión sacan, luego de las derrotas en las últimas cinco elecciones para el peronismo?

– Tenemos que ser fuertemente autocríticos. Ver qué nos pasa que no somos capaces de enamorar a los mendocinos de nuevo. Para eso necesitamos estar a la altura de las circunstancias y muy por encima de aspiraciones electorales. Es momento de plantear algo superador a lo que ya estamos acostumbrados. Y, encima, en medio de un gobierno que lleva seis años y no puede mostrar casi nada. Nada vistoso en obras públicas, total desinterés en materia de vivienda para los mendocinos, total desinterés en el mantenimiento de las escuelas… Ah, y ahora, encima, les piden a los intendentes que vayan a arreglar esos establecimientos. Una locura.

– ¿Por qué es una locura lo de las escuelas?

– Lo es de la manera en la que se lo plantea. Llegan casi 25 mil millones de pesos de coparticipación a Mendoza. De eso, sólo el 18,8% va a los municipios, y quieren que, con un porcentaje, las intendencias se hagan cargo de los arreglos edilicios. Acá habría que discutir nuevos modelos de estados municipales y que los intendentes sean administradores en materia de gestión escolar. Pero administradores de verdad, no sólo construyendo escuelas, sino en términos generales. Y entre esos ámbitos, sumar la educación.

– O sea que también habría que discutir lo que se coparticipa a los municipios…

– Sólo con el 18,8% no se puede. Pero lo que les piden a los intendentes ya lo hacen. Siempre están al frente del arreglo de escuelas. Los colegios lo más cercano que tienen es el municipio, te lo digo porque como intendente lo he vivivido. No es sólo discutir una descentralización de responsabilidades, es más profundo.

– ¿Cómo evalúa los dos años del gobernador Rodolfo Suarez?

– Es difícil evaluar estos dos años. No sólo para él, sino para cualquiera que tenga responsabilidad de gobernar. Sea en lo nacional, provincial o municipal. Porque la pandemia modificó la dinámica de la gestión pública. Sería muy irresponsable de mi parte hacer una crítica absoluta hacia una sola persona cuando esto afectó a todos, también al presidente. Mirá, esta enfermedad, que tan duro nos golpeó, nos tiene que dejar una enseñanza para mí. Todo esto tiene que ser un aprendizaje que sí o sí nos haga generar mejores ámbitos de apertura y de diálogo. En todos los ámbitos, incluida la política, por supuesto.

La Mendoza que viene

– ¿Qué dos próximos años le esperan a Mendoza?

– Y, la nuestra es una provincia con grandes oportunidades y grandes posibilidades. Tenemos un gran desafío ahora. Hay que sentarse a planificar la Mendoza de los próximos 50 años y hacerlo con la amplitud necesaria, mucho más allá de los sectores o espacios políticos. Tenemos que sentarnos a charlar los empresarios, los trabajadores, los académicos. Con una mirada ambiciosa y más amplia, más generosa.

– En el peronismo muchos ven un grupo consolidado entre Emir Félix, Roberto Righi y Matías Stevanato, que puede ser el futuro inmediato del partido, quizás, alejado de Anabel. ¿Es así?

– Anabel fue clara, se puso a disposición de la reconstrucción del peronismo. Fue una actitud muy generosa de su parte, que además no nos sorprende. Es alguien que tiene mucha responsabilidad para con Mendoza, incluso desde su rol en el Senado. Acá hay intendentes con gestiones importantes que se quedan sin reelección en 2023. Lo primero que tenemos que hacer es una autocrítica muy fuerte, ya lo dije. Ver por qué nos pasó lo que nos pasó y cómo tenemos que hacer para ganar dentro de dos años las elecciones.

– Esos intendentes a los que se les vence la reelección, ¿son los que tienen que salir a competir?

– No lo sé, lo vamos a discutir en el ámbito en que haya que discutirlo y en su momento. Creo que tenemos que elegir un representante para el peronismo y también para otros sectores de la provincia. Pero hay ganas y predisposición de trabajar en conjunto.

El

El “Pulga” en plena campaña, junto a Fernández Sagasti y Matías Stevanato.

– Habló mucho de escuchar el mensaje de la gente. ¿Si le pido al menos uno de esos mensajes, cuál sería?

– Que no hemos tenido la suficiente apertura hacia más sectores de la sociedad. Hay que incorporarlos y hacerlos parte de la discusión a partir de ahora.

– ¿A qué sectores se refiere?

– A todos: académicos, trabajadores, empresarios. Tenemos que trabajar a mediano y largo plazo yendo a la par de las expectativas y los diagnósticos de la Mendoza que buscamos. No hemos sido abiertos a todos los sectores de la sociedad. Nos faltó esa cercanía.

– Una parte de la política cree que el oficialismo ganará “caminando” en 2023…

– Sería mezquino e irresponsable tener esa lógica en el ámbito de la política. Pero vamos a estar llevando adelante nuestro trabajo: haciendo notar donde hay errores y dificultades en la gestión actual.

– Más allá de todo el ruido en torno a Portezuelo del Viento, Fernández Sagasti dijo esta semana que Alfredo Cornejo no quiere que se haga la obra. ¿Piensa lo mismo?

– Coincido con Anabel. Cornejo no quiere que se haga la obra, pero no sólo él. Subliminalmente, varios lo han explicitado de esa manera.

– ¿Quieren que el dinero vaya a otros proyectos?

– No sé por qué no quieren que se haga Portezuelo del Viento. El ruido que se escucha es que quieren la plata para otra cosa. Pero sería imprudente decirlo de esa manera. Hay que sentarse a discutir qué pasará con esos fondos.

– Última: ¿Por qué nunca dice el motivo por el que dejó el Congreso de la Nación?

– Porque tuve problemas personales y sentía que era poco lo que brindaba y, de venir de una práctica de la política de todos los días, sumado a esos inconvenientes, entendí que no estaba aportando lo que tenía que aportar. Y después me he mantenido callado porque estoy, no te digo en el anonimato, pero tranquilo. Y esperando asumir el rol que me corresponde que es como legislador provincial.

– ¿Algún proyecto concreto?

– Estamos trabajando en función de las demandas que hemos ido sondeando en varios sectores. Analizando los riesgos que tiene Mendoza, como la deuda pública provincial, etcétera. Cuando tengamos la posibilidad de discutirlos ampliamente, los vamos a dar a conocer.