Cómo convencieron a Messi para que descanse y acepte no ser citado a la Selección para las Eliminatorias

por Redacciones

“Si es por Messi no falta nunca. Pero nunca, eh”. A lo largo de este lunes, los jugadores citados a la selección argentina irán atravesando […]

“Si es por Messi no falta nunca. Pero nunca, eh”.

A lo largo de este lunes, los jugadores citados a la selección argentina irán atravesando el portón de ingreso del predio de la AFA en Ezeiza. Pero faltará el emblema, el habitué, el habitante casi fijo del complejo desde 2004, cuando fue convocado por primera vez para un amistoso del combinado Sub 20: Lionel Messi. Después de lo que significó el título en la Copa América, con la Albiceleste con pasaje asegurado para el Mundial de Qatar, quedó liberado de sus obligaciones con el conjunto nacional, aunque para el rosarino, no son precisamente obligaciones…

Como sucedió en el torneo continental, cuando no faltó a un partido de Argentina e incluso jugó lesionado la definición ante Brasil; igual que en la última doble fecha de Eliminatorias, cuando entró ante Uruguay y fue titular ante la Verdeamarela dando ventajas físicas, el capitán quería estar ante Chile (el jueves 27 en Calama) y Colombia (el martes 1/2 en Córdoba). No contemplaba la chance de ausentarse. Si no lo hacía antes, cuando los resultados le rehuían, tras cuatro finales sin suerte, menos ahora, cuando abundan las sonrisas y el consenso con el que cuenta entre los hinchas es unánime.

¿Cómo consiguieron entonces en el seno de la Selección que aceptara descansar luego de contraer COVID-19 y de verse afectado por varios días, al punto que recién este domingo consiguió sumar minutos en el 4-0 ante el Reims, en el que aportó una asistencia“A diferencia de lo que piensan todos, se resolvió a último momento”, le subrayó a Infobae una fuente cercana a las decisiones.

el encargado del diálogo directo con la Pulga, de 34 años, fue el entrenador Lionel Scaloni, más allá de su buena relación con Walter Samuel, el Ratón Ayala y Pablo Aimar, los ayudantes de campo. El Gringo apostó un paquete de argumentos para apuntalar su postura de que en esta oportunidad no valía la pena arriesgar. Le ofreció como razones que no jugaba desde el 22 de diciembre, que había estado 12 días entrenándose diferenciado porque había presentado un cuadro de coronavirus con síntomas y algunas secuelas, y que era preferible que se repusiera en su club, ganando minutos, sin perderse prácticas y sin viajes de por medio.

Así y todo, conociendo la postura del astro, Scaloni, quien tenía previsto dar la lista de citados el lunes 17 de enero, estiró el plazo hasta el miércoles 19, siempre dándole margen a la ex figura del Barcelona. Más allá de algunas declaraciones de Leonardo, director deportivo (”pasó más tiempo con la Selección que con el PSG”), la relación entre la dirigencia de la AFA y de la institución francesa es buena. Además, el delantero tiene por contrato su determinación de priorizar a la Albiceleste. Si hubiera viajado a la Argentina, no hubiese hecho nada improcedente.

Pero aceptó la propuesta de Scaloni y compañía, con una certeza. “En las próximas fechas va a estar sí o sí”, aseguró la misma fuente. Se refiere a los cruces de cierre de Eliminatorias, ante Venezuela como local y de visitante frente a Ecuador, pautados para fines de marzo.

Mientras tanto, el director técnico formado en Newell’s evaluará alternativas, tanto tácticas como en cuando a nombres, para delinear un plan B pensando en alguna ausencia eventual de Messi en los platos fuertes, como puede ser la Copa del Mundo. Paulo Dybala luce un paso adelante para oficiar de la Pulga, más allá de los malos trances que debió atravesar por cuestiones físicas en los últimos tiempos. ¿Y Ángel Correa, de gran presente en el hoy irregular Atlético Madrid de Diego Simeone? Más allá del peso que conlleva reemplazar a la bandera del equipo, ambos pelean por un lugar en la nómina de 23 hombres para Qatar. Se trata de una oportunidad que, lo saben, no pueden dilapidar.

El calendario, por su parte, puede brindar una situación por demás particular: el lunes 31, el PSG se medirá ante el Niza por los octavos de final de la Copa de Francia. Y allí podría jugar Messi, al mismo tiempo que, a 11.000 kilómetros de distancia, la Selección que lidera se encuentre concentrada pensando en el duelo ante Colombia que él verá por TV. Todo sea para que recupere su mejor versión física en el año del Mundial, aunque si era por él, su avión privado ya lo hubiera depositado en el aeropuerto de Ezeiza…