Sanz recibió a Bullrich en San Rafael: “El 2023 es la última chance electoral para Juntos por el Cambio”

por Redacciones

El mendocino Ernesto Sanz, referente de la UCR, y la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, se reunieron en la finca del sanrafaelino para darle carnadura, organización y sustento […]

El mendocino Ernesto Sanz, referente de la UCR, y la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, se reunieron en la finca del sanrafaelino para darle carnadura, organización y sustento político a Juntos por el Cambio de cara a las elecciones presidenciales de 2023, que son consideradas algo así como “la última llamada del tren, la última chance electoral”, según el radical.

“Estamos ocupados en darle organización institucional y reglas de juego y de funcionamiento claras a la coalición. No te olvides que este proceso comenzó hace 6 años y teníamos algunas cuestiones pendientes”, dijo Sanz este jueves.

Asuntos internos, podría sintetizar el espíritu del cónclave que la propia Bullrich dio a publicidad en la red social Twitter

Sin embargo, va mucho más allá de la vida interna de Juntos por el Cambio en un escenario político nacional complejo y más aun por la fractura expuesta y blanqueada en el Gobierno nacional por el acuerdo con el FMI.

Política pura

“Juntos por el Cambio nació en 2015 casi como una coalición electoral, luego se transformó en una coalición no de gobierno sino de tipo parlamentario durante la gestión presidencial de Mauricio Macri y ahora está funcionando desde lo político, como oposición, pero precisa de volumen, de sustento”.

Sanz considera que Juntos por el Cambio es la única herramienta que tiene la sociedad como alternativa de cara a las elecciones de 2023. “La buena noticia, entre tantas malas, es que en Argentina tenemos una suerte de bipartidismo de coalición. Eso es la coalición del Gobierno y enfrente, por primera vez, a la oposición cohesionada en una gran coalición, que es Juntos por el Cambio. Todo esto, a diferencia de los años de dispersión opositora que solo generaba la hegemonía del peronismo”.

“El caso más patético de dispersión oficialista fueron las elecciones de 2011, cuando Cristina les ganó a 8 candidatos a Presidente por la oposición. En cualquier lugar del mundo es una tragedia”.

Puertas adentro, los partidos que componen Juntos por el Cambio, la UCR y el PRO, van poniendo figuras con pretensiones presidenciales sobre la mesa: Rodríguez Larreta, Bullrich y hasta Macri, “que no se sabe si quiere o no quiere”, dijo Sanz. El radicalismo tiene a (Gerardo) Morales, a (Facundo) Manes, a (Alfredo) Cornejo, a (Martín) Lousteau… Todos son jugadores importantes.

– ¿Usted se excluye?

– Yo estoy fuera de todo eso. Hace 6 años tomé una decisión de vida: seguir en política, ayudar en política pero no desde un lugar público porque esa etapa fue mucha, 22 años, y muy importante. Ya cumplí. Ahora estoy en una etapa de consultor, aunque me cuesta darle un título.

– ¿Este reordenamiento implica que quedaron atrás los chispazos que surgieron, sobre todo en la UCR, tras la victoria electoral de novembre?

– Sí, sí… Están saldadas esas cuestiones. Me hago cargo de que las cosas que ocurrieron en diciembre, a nivel parlamentario y a nivel de partidos, no fueron buenas noticias. Pero lo desdramatizo porque cada 2 años, cuando la UCR debe elegir autoridades partidarias y de bloques, se produce mucho chisporroteo interno porque hay mucha vida interna, y porque al ser parte de una coalición con expectativa de volver a ser gobierno y con varios candidatos. Pero ojo, dos meses después esas cuestiones quedaron saldadas. Excepto una.

– ¿Cuál?

– La reunificación del bloque de Diputados. Eso es grave y está pendiente. Aspiro a que se resuelva entre febrero y marzo.

“En Juntos por el Cambio vamos por la construcción de un programa para gobernar Argentina desde 2023, una Argentina muy compleja que va a requerir mucha decisión y fortaleza del próximo gobierno”

– Este proceso interno los encuentra frente a un Gobierno fragmentado y más aun por el acuerdo con el FMI…

– El deterioro que se avizora en el oficialismo es tremendo y muy preocupante porque tiene 2 años de gobierno por delante.

– ¿Al Presidente lo ve acorralado?

– La situación es tan grave que nadie sabe dónde puede terminar esto. Ya nadie puede disimularlo como lo venían haciendo. Lo concreto es que afecta a la gestión.

“La carta de renuncia de Máximo Kirchner a la jefatura del bloque del Frente para Todos es muy grave. Hay que leerla párrafo por párrafo porque blanquea diferencias sustanciales de modelos de gestión”

– ¿Qué hará Juntos por el Cambio cuando se trate el acuerdo con el FMI?

– Tenemos una decisión orgánica: primero, el oficialismo tiene que definir qué carajo quiere hacer porque firmó el acuerdo con el FMI. No pueden decir ahora que lo voten solo los opositores, es ilógico eso. El problema es más profundo porque de ese convenio se desprenden lineamientos económicos que hay que seguir día a día al menos durante los próximos 2 años.

La visita de Bullrich

Tras este encuentro con el ala radical de Cambia Mendoza, Patricia Bullrich compartirá con los dirigentes del PRO mendocino, Omar de Marchi y Álvaro Martínez. La recorrida, dijeron, tiene que ver con un plan de extensión territorial del partido aunque, dice la propia Bullrich, “la premisa es clara: afianzar nuestro vínculo con la sociedad y no pensar en candidaturas”.